Acondicionador natural para el cabello

Una de las partes más importantes de nuestro cuerpo es el cabello, y por eso hemos enseñado como cuidarlo mediante champús, y además para distintos tipos de cabello, como los que tienen caspa, los grasientos… pero aparte del champú además hay algo esencial que no podemos olvidar, que es el acondicionador. Este artículo está enfocado a la creación de un acondicionador propio con productos naturales que podemos encontrar en nuestras casas.

Vamos a contar varios métodos con los que poder elaborarlos para que luego el usuario sea el que elija como hacerlo, o también dependiendo de los materiales que tengamos más a mano. En el primero de ellos necesitaremos aceite de oliva, miel, suero de leche y harina natural.

  • Calentamos una cucharada de aceite en una taza 20 segundos aproximadamente.
  • Mezclamos el aceite con dos cucharadas de miel y otra de suero de leche.
  • Se calienta 30 segundos y se mezcla con harina para hacerlo pastoso.
  • Se aplica en cabellos húmedos y se deja aproximadamente 20 minutos.

Esta es una “receta” de eHow, pero también podemos utilizar otros elementos, por ejemplo con vinagre. Simplemente mezclando 4 cucharadas de vinagre con 8 vasos de agua conseguiríamos un acondicionador, eso sí, no con la misma calidad que el anterior. Si utilizamos limón en vez de vinagre, en las mismas proporciones otorgaría más brillo que en el caso anterior por las propiedades de la vitamina C.

Otra forma sencilla es con yogur natural y huevo. Mezclamos 6 cucharadas de yogur con 1 huevo, aplicamos lo resultante en el cabello masajeándolo durante 4 minutos. Se envuelve en una toalla caliente y aclararlo al cuarto de hora.

Y otro de los métodos más populares tiene como protagonista el tomillo. Lo podemos hacer simplemente con tomillo y con agua, hirviendo dos cucharadas de tomillo con 8 vasos de agua, licuándolo y aplicándolo. Y algo más complicado sería con hojas de hiedra y huevo. Hervimos en medio litro de agua una cucharada de hiedra y otra de tomillo, y cuando se enfríe añadir la yema del huevo.

Hay muchos otros métodos que seguro que conocéis. Si queréis compartirlo con el resto de lectores podéis escribir un comentario en esta misma entrada.

Fuente imagen 1: hola.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.