Botellas de plástico

Todo el mundo (o casi todo el mundo) dispone de botellas de plástico en sus respectivas casas, bien porque el agua lo consumen de esa manera, o por comprar otro tipo de líquido en este recipiente… y al ser de plástico el nivel de contaminación es alto, tanto en su fabricación como luego a la hora de uno desprenderse de él (aunque bien es cierto que se puede reciclar).

Tras el reciclaje de cajas de madera y también de otros materiales para elaborar adornos navideños o cortinas, es el turno de las botellas de plástico. A continuación os mostraremos las formas para que nosotros (y contando también lo que están haciendo las empresas) podamos contribuir a su reciclaje.

Lo conocido por todos es la de depositar este tipo de botella en el contenedor amarillo de la basura. De esta manera el producto se lleva a su planta de reciclaje específico para su posterior transformación en otros productos. Pero esto también los podemos hacer nosotros mismos en nuestras propias casas.

Es decir, con las botellas de plástico podemos crear diferentes elementos de la vida cotidiana pudiendo reutilizarlos sin necesidad de gastar más dinero, como por ejemplo creando jarrones, ceniceros… eso sí, si se quiere crear algo así con cierto nivel de calidad se necesita de grandes dotes de ingenio, de imaginación.

Con esta imaginación se han llegado a crear, a partir de simples botellas, pequeños invernaderos e incluso edificios (como el caso de Taiwán que ha elaborado un edificio a partir de un millón y medio de botellas de plástico). Es más complicado que lo que uno puede hacer en casa pero con trabajo nada es imposible.

Y una de las cosas que más se hacen con las botellas de plástico, sin uno saber el porqué, es la de estrujar las botellas, compactarlas, por el cómo están fabricadas. ¿Sirve de algo? Pues sí, porque se reduce el volumen de las mismas, por lo que su posterior reciclaje a manos de segundos se hace más sencillo.

Además las empresas cada vez utilizan menos y menos plástico en estas botellas, contaminando menos y haciendo más fácil su compactación. En el caso de Lanjarón, acaban de sacar una botella de 6,25 litros con un 20 por ciento de plástico de origen vegetal con desechos de caña de azúcar, reduciendo en el mismo porcentaje las emisiones de CO2.

Fuente foto 1: decoracion2

Fuente foto 2: Efe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.