Clonación de Mamuts: ¿es posible?

Un grupo internacional de científicos ha encontrado sangre de mamut en Yakutia, al noroeste de Rusia, lo que abre las puertas a la posibilidad de clonar este ejemplar prehistórico en nuestros días.

«Cuando rompimos el hielo bajo su abdomen, fluyó sangre, muy oscura. Es el caso más sorprendente que he visto en mi vida» con estas palabras el director de la expedición, Semen Grigoriev, ha calificado los restos congelados hallados a más de 100 metros de profundidad  bajo el hielo en Yakutia, un lugar donde previamente se habían encontrado diminutos fragmentos de huesos, cuero y piel de mamut .

En esta última investigación, el equipo de científicos procedentes de diversas partes del mundo como Rusia, Corea del Sur, Suecia, Reino Unido, Canadá y Estados Unidos , ha encontrado los restos de una hembra de mamut lanudo, para ser más exactos,  y que podría haber muerto a la edad de 60 años según confirman los expertos, es decir, hace aproximadamente la friolera de 10.000 o 15.000 años.

Imagen de previsualización de YouTube

 

El propio director de la expedición antes mencionado no ha ocultado su entusiasmo a los medios de comunicación ante la posibilidad de «hallar células vivas y concretar el proyecto de clonación de un mamut». Este hecho no es tan descabellado si tenemos en cuenta que la Universidad rusa de Lakutsk (Siberia) firmó un acuerdo con el surcoreano, especialista en clonación, Hwang Woo-suk, el pasado año. La historia de este científico se ha visto empañada por el engañoso anuncio lanzado en 2005 sobre su éxito en la clonación de embriones humanos, algo por lo que terminó perdiendo su trabajo en la Universidad de Seúl.

Una forma de redimir aquel acontecimiento pudiera encontrarse en la posibilidad de clonar mamuts de hace miles de años gracias a que todavía cuenta con el apoyo de la Fundación de Investigación Biotecnológica de Sooam. Para obrar tal milagro se precisará de las células de Mamut congelado en Siberia y, a partir de ahí, seguir exactamente el mismo proceso que se llevó a cabo con la oveja Dolly. Es decir, se implantarían las células de mamut en un óvulo de elefante.

La fase siguiente sería conseguir que este óvulo con un 99, 9% de ADN de mamut y un mínimo de elefante pase a la etapa de embrión y ya puede introducirse en el útero de una hembra de elefante. De esta forma, habría que esperar a que la naturaleza siga su curso y naciese este primer ejemplar de mamut del siglo XXI.

¿Y vosotros?, ¿pensáis que este nuevo proyecto de clonación dará sus frutos?

Fuente Imágenes Terra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.