Google+

Cómo podar las plantas

Coincidiendo con la llegada de la primavera, nuestro jardín deslumbra en cada rincón ante los hermosos pétalos desplegados por unas flores alegres y dichosas bajo los cálidos rayos del sol. En esta ocasión, desde SaberNatura queremos contarte algunos consejos para podar aquellos árboles o arbustos que tengas repartidos en tu jardín para contribuir a su perfecto crecimiento, ¿quieres conocerlos?, entonces sigue leyendo.

La poda es una de las prácticas más beneficiosas para nuestras amigas las plantas, ya que gracias a esta técnica estaremos contribuyendo a potenciar el desarrollo de los árboles o arbustos en las condiciones más saludables y adecuadas. Si nosotros podamos todos aquellos tallos que se encuentren ligeramente inclinados hacia el interior, así como las ramas viejas, marchitas o debilitadas, estaremos ayudándoles a un crecimiento sano y a  que se muestren más frondosos si cabe.

Las ramas que hayamos podado pueden, si aún se mantienen sanas,  sernos de gran utilidad. Las podemos aprovechar para crear esquejes, gracias a los cuales podrás incrementar el número de plantas de forma mucho más rápida que con las semillas. Entre los meses de febrero y abril suele situarse el período de tiempo más adecuado para empezar a podar tus arbustos. No obstante, y siendo más específicos, habría que recordar que para aquellos árboles de hoja perenne, el momento de poda más adecuado con nuestro clima es entre marzo y abril, pero si la hoja es caduca, normalmente suele estar entre febrero y marzo. Este tiempo es el más adecuado porque precisamente nos encontramos en los instantes previos al despertar de las flores después del invierno.

 

A la hora de podar las plantas, recuerda hacer uso siempre de unas tijeras desinfectadas y bien afiladas. Para el caso de aquellas plantas que crecen de forma vertical hacia lo alto y carecen de hojas, para conseguir que sean más frondosas, lo que haremos será cortar con las tijeras las puntas de los tallos más largos. Por otro lado, debes recordar que no hay que cortar la punta de las hojas que empieza a marchitarse, sino cortarla por completo, pues tarde o temprano va a morir y así evitamos que la planta gaste parte de su energía en recuperar la vitalidad de la hoja dañada. No debemos dejar de por medio ramas, hojas y flores secas porque estaremos obstaculizando el desarrollo de la planta. Finalmente, las podas más urgentes y necesarias por motivos de plaga , rotura de ramas o enfermedades pueden llevarse a cabo en cualquier momento.

Otros consejos a tener en cuenta en la poda general de tus plantas son los siguientes:

-Cuando podemos una rama viva, siempre por encima de un nudo, una yema o una hija, cortemos de forma que la parte más alta del corte quede siempre por encima del nudo y la parte más baja situada en el lado opuesto.

-En el caso de que podemos una rama seca, la cortaremos lo más cercana posible al tronco y pondremos una capa de cera o mercromina para curar la herida.

-También debes recordar que cuanto más abajo de la planta cortes , esta última volverá a brotar con más fuerza.

 

-Únicamente se deben podar ramas que tengan un grosor de 5cm y cuando la planta en cuestión se encuentre debilitada o enferma, ya que puede correr el riesgo de no recuperarse.

Nuestras plantas precisan de nuestro cuidado y máximo respeto. Si sabemos otorgárselo, ellas nos lo agradecerán desplegando sus bellos y hermosos pétalos que insuflarán vida y alegría a todo el entorno.

Fuente Imágenes stock.xchng

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print