Cómo preparar las plantas aromáticas

¿Quieres lograr un ambiente acogedor, cálido y de un olor agradable en tu hogar?, las plantas desde tiempos inmemoriales se han utilizado para sanar nuestra mente y nuestro espíritu, para condimentar alimentos y ahora también para extender un aroma intenso y atrayente en cada una de las estancias de la casa, ¿quieres saber cómo preparar estas plantas aromáticas?, entonces sigue leyendo.

 

SaberNatura estuvo presente en uno de los muchos talleres y conferencias sobre medio ambiente desarrolladas en la nueva edición de Biocultura 2012, uno de los mayores eventos medioambientales del momento. Tuvimos la oportuinidad de aistir a un taller sobre plantas aromáticas  impartido por la bióloga Esperanza Abajo Dávila, que se hizo eco de la importancia de estos vegetales en la historia y su utilización para muy diversos fines como industriales, comestibles, tintóreos, etc.

No obstante, «su uso más frecuente ha sido medicinal, de hecho animales como los chimpancés ya sabían utilizarlas para mejorar su estado de salud y bienestar», según afirmaba la ponente.

 

Antes de hacer uso de estas plantas  para perfumar nuestro hogar o sanar nuestro cuerpo, debemos tener en cuenta una serie de puntos clave como su recogida y preparación.

Por un lado, en lo referente a la recogida y época del año más adecuada hemos de considerar los siguientes aspectos fundamentales:

-Debemos de recoger las plantas en lugares que no estén contaminados. Para saber si la zona ha sido víctima de sustancias tóxicas o contaminantes , la presencia de líquines en los alrededores nos va a dar la garantía que necesitamos . Recuerda que los líquines son una mezcla entre algas y hongos.

 

-El momento del día en que debemos recoger las plantas es a segunda hora de la mañana, justo en el momento en que ha desaparecido la capa de rocío matinal y todavía no se han llegado a secar en extremo. El problema es que si las recogemos a primera hora, todavía el rocío estará impregnado en la planta y a mediodía todavía están muy secas, por ello necesitamos buscar un punto intermedio.

-Hay que asegurarse de que las plantas estén secas (sin llegar a extremos), que no presenten hongos ni que las hojas hayan sido comidas por los insectos, debe mostrarse en perfecto estado.

-La época del año en que debemos recogerlas dependerá de lo que queramos llevarnos a casa. Si, por ejemplo, nos interesa recoger la raíz, la mejor época es otoño; si queremos las hojas, en primavera antes de la floración; si optamos por las flores justo antes de que empiecen a polinizar porque es cuando están más llenas de energía y, finalmente, si lo que nos interesan son los frutos, habrá que recogerlos cuando están maduros y no muy pasados.No obstante, es necesario conocer las características específicas de cada planta porque cada una tiene una época de floración diferente.

 

-Para recoger nuestras plantas emplearemos bolsas de tela, cestas, bolsas de papel o papel de periódico, pero nunca bolsas de plástico por su impacto tan negativo y  perjudicial sobre el medio.

Una vez hayamos recogido nuestras plantas, nos dispondremos a prepararnos para su conservación y mantenimiento hasta conseguir que se sequen y después podamos utilizarlas para aromatizar las estancias de nuestra casa o para fines medicinales. Para ello debemos atender estos puntos:

-Para conservarlas, las colocaremos colgadas boca abajo y en una zona oscura que no reciba los rayos del sol, de no ser así perdería toda su esencia.

 

-No se recomienda, por lo general, proceder a su lavado.

-El ramillete con el que atemos nuestro puñado de plantas no debe estar muy apretado porque se puede llegar a pudrir la parte interna de la planta.

Evitaremos que estén expuestas al calor o elevadas temperaturas.

-Una vez se hayan seca finalmente, las almacenaremos o bien en latas de metal o botes de cristal con una tapa hermética.

-Si en lugar de secarlas, las congelásemos, no llegarían a perder sus propiedades, pero sí que perderían su estructura, es decir, se volverían más blandas.

-No las podemos almacenar más de un año, porque terminarían perdiendo sus propiedades iniciales.

Una vez las hayamos secado las podremos utilizar para perfumar nuestro hogar o como remdios naturales para nuestra mente, cuerpo y espíritu. Para esto último podemos seguir las indicaciones de las preparaciones galénicas basadas en diferentes tipos de procedimientos a seguir como mecánicos , destilaciones o disoluciones como las infusiones.

¿Y vosotros?, ¿ya habeís probado a aromatizar vuestra estancia con estas plantas?

Fuente Imágenes Stock Xchng.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.