Cómo saber si mis plantas están bien cuidadas

¿Sabías que las plantas pueden llegar a comunicarse con nosotros y expresar su estado de ánimo, según la forma o los colores que presenten sus hojas o sus tallos?, lo cierto es que el mundo de la naturaleza y la jardinería puede suponer un auténtico galimatías para aquellos que no sean demasiado expertos en el tema. Si quieres saber cómo identificar el estado en que se encuentra tu planta sigue estos consejos.

El verano es una de las estancias del año más propicias para disponer en nuestro jardines o terrazas de flores con coloridos vistosos y atrayentes que se conviertan en el centro de todas las miradas. No obstante, las elevadas temperaturas y el calor sofocante propio de estas fechas pueden llegar a acabar con la vida de nuestras compañeras vegetales si no les prestamos la atención que se merecen.

Las flores y demás vegetales que jalonan cada rincón de nuestra terraza o jardín son capaces de transmitir señales comunicativas que dan cuenta de cómo se encuentran interiormente . Siguiendo los sabios consejos de Carmela Grandes en su obra «El Huerto y la Botica en Casa», cuya lectura recomendamos encarecidamente a todos los principiantes y amantes del mundo de las plantas, os exponemos un resumen de algunas de sus ideas:

 

-Por ejemplo, si durante el verano una de tus plantas crece de una forma pausada o directamente no aumenta de tamaño, puede deberse a la falta de nutrición o exceso de riego, pero si no se debe a ninguno de estos elementos, lo que puedes hacer es levantar la maceta y comprobar que las raíces no estén escapando por sus diferentes agujeros, en cuyo caso será necesario cambiar de maceta.

-También puede darse la circunstancia de una planta que crezca y aumente su follaje,  pero no produzca ninguna flor. De esta forma, se puede decir que  la planta está expuesta a una nutrición excesiva, a un calor sofocante o a un exceso de luz. En el caso de que el problema sea la nutrición,  lo que podemos hacer es trasplantarla a una maceta más pequeña.

 

-En el caso de que las hojas pierdan su color y empiecen a marchitarse, puede deberse a que la planta recibe mucha luz o padece mucho calor. Pero si no se debe a esto último, es conveniente regarla y pulverizar sus hojas y si sigue en mal estado, entonces es porque no absorbe la cantidad de agua que necesita.

-Si  la planta presenta unas hojas sin apenas color y un tallo más largo de lo normal y muy delgado durante su fase de crecimiento, puede deberse a que no recibe la cantidad de luz suficiente o que su nutrición es escasa.

-En el caso de que las hojas presenten manchas marrones y comiencen a deteriorarse por los bordes, puede deberse a un exceso de luz o calor en verano y a un estado de frío intenso en invierno.

 

-Por otro lado, si la planta sufre el despredimiento de algunas de sus hojas y crece tan solo por el lado que recibe más luz, eso se debe a que necesita más luz de la que se está dando. En lo referente al caso contrario, es decir, la caída de las hojas de una planta que no crece, entonces se debe a la falta de agua y nutrientes.

-Finalmente, si la base de la planta se torna blanda o de un color negro intenso se debe a que la propia planta ha empezado a pudrirse debido al exceso de riego en épocas frías, momento en que las bajas temperaturas y la humedad favorecen la producción de la llamada podredumbre o mal de pie.

¿Y tú?, ¿has tenido alguno de estos problemas?, ¿cómo lo has solucionado?

Fuente Imágenes Stock Xchng.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.