Google+

Consejos básicos para Abonar tus plantas

¿Sabes cuál es la mejor época del año para el uso del abono para fertilizar el suelo, las cantidades más adecuadas a considerar, así como las clases de abono existente a elegir?, en las próximas líneas compartiremos algunos consejos para nutrir nuestro terreno de cultivo.

abonar las plantas

Si nos atenemos a la clásica definición aportada por el reglamento de la Unión Europea con respecto a este tipo de temáticas, el abono tiene como principal finalidad proporcionar nutrientes a las plantas. De esta forma, estos seres vivos vegetales, podrán afrontar todo el proceso de marchitación y deterioro, fruto de un terreno descuidado o falto de los nutrientes esenciales.

El potasio procedente de las cenizas, los fosfatos de los huesos o, incluso, el nitrógeno contenido en los excrementos de determinados animales se han empleado durante siglos como ingredientes fundamentales para fertilizar el suelo y contribuir al correcto desarrollo de las plantas.

¿Qué saber sobre el abono de las plantas?

Carmela Grandes, en su obra El Huerto y la Botica en Casa, nos aporta algunas recomendaciones con relación al uso del abono en nuestro huerto o jardín y que queremos compartir con todos vosotros, son las siguientes:

consejos para abonar las plantas

-Por un lado, has de recordar que uno de los mejores momentos del año para el uso del abono es la franja de tiempo compuesta entre los meses de la primavera (marzo o abril) hasta verano (agosto o septiembre como muy tarde), precisamente como consecuencia de que las plantas se encuentran inmersas en su momento de mayor crecimiento y desarrollo.

-Bajo ningún concepto hemos de abonar las plantas una vez las hayamos trasplantado, hasta que, por lo menos, no pase poco más de un mes. Igualmente, no es necesario abonar nuestras plantas durante los meses de agosto ni diciembre porque son las fases de descanso para las plantas en flor.

-El momento ideal para abonar nuestra planta es justo después de haberla regado. En el caso de que lo hagamos con la tierra seca, corremos el riesgo de que las raíces de nuestras plantas se quemen.

-No debemos verter abono en exceso, porque mayor cantidad no es sinónimo de que nuestras plantas luzcan más bellas y de forma más rápida, sino más bien todo lo contrario, podemos acabar quemándolas. Debemos ajustarnos a las medidas que aparecen en el sobre del abono que hayamos comprado en el mercado.

uso del abono

-Por su parte, el mantillo o el abono orgánico no puede emplearse nunca sin estar mezclado porque puede producir quemaduras y enfermedades en las plantas.

A la hora de adquirir un nuevo abono, podemos encontrar una amplia variedad en el mercado, específicos para cada tipo de planta como, por ejemplo, el abono simple (formado por un único elemento como puede ser el fósforo, nitrógeno o potasio), abono equilibrado (compuesto por tres elementos primoridales como son potasio, nitrógeno y fósforo) y compuesto( que además de los elementos del equilibrado, contiene magnesio y hierro).

Además de otros como los abonos sólidos o líquidos, siendo más preferibles los segundos para las plantas de interior y los primeros para las de exterior. Finalmente, destacamos los fertlizantes para árboles y arbustos, formados a base de compuestos minerales, ideales para el buen crecimiento de la planta, sin la necesidad de recurrir a un abono adicional durante meses.

¿Y vosotros?, ¿qué otro consejo añadiríais para el uso del abono en vuestro huerto o jardín?

Imágenes Taringa.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print