Google+

Consejos para acolchar el terreno de cultivo

¿Sabes cómo puedes airear y enriquecer el terreno de cultivo de una forma natural y sostenible?, la llamada técnica del acolchado nos permitirá alcanzar tales metas, pero para llevarla a cabo hemos de considerar una serie de consejos fundamentales que hoy compartimos con todos vosotros.

Consejos para acolchar el terreno de cultivo

Si disponemos de un espacio para cultivar nuestras plantas en los alrededores de nuestro hogar, hemos de tomar en consideración algunas medidas fundamentales que contribuyan al enriquecimiento y correcta alimentación del terreno en aras de que nuestras plantas puedan desarrollarse de la forma más saludable posible.

Si, por ejemplo, nos atenemos a las ideas que nos propone Carmela Grandes en su obra “El Huerto y la Botica en casa”, nos daremos cuenta de que las tareas consistentes en el laboreo profundo del campo o las operaciones para acabar con la presencia de las malas hierbas conocidas como escarda lo único que conseguirán es que deterioremos el estado de nuestro terreno. Por esa misma razón, antes de lanzarnos a cultivar nuestras plantas, verduras u hortalizas, es necesario considerar una serie de conocimientos previos.

Cómo acolchonar el terreno de cultivo

Si quieres saber cómo acolchar el terreno de cultivo, presta atención a los siguientes puntos:

-En primer lugar has de saber que el acolchado se puede llevar a cabo en cualquier época del año, aunque siempre es conveniente que la superficie esté lo suficientemente húmeda. Por esa razón, si ves que el terreno se encuentra demasiado seco, es aconsejable regarlo y esparcir una base de abono orgánico. Estas técnicas las puedes aplicar en huertos, cultivo de macetas y jardines.

-Para acolchar el terreno, hemos de extender, de primera mano, en nuestra superficie de cultivo una capa de restos de cocina, esencial para alimentar a las lombrices (unos animalitos esenciales para el correcto crecimiento de nuestras amigas las plantas).

Consejos para acolchar el terreno de cultivo

-Por otro lado, vamos a extender, sobre esta primera capa de restos de cocina, una segunda a base de pedazos de tela de algodón o de lana, virutas de madera y papel. Recuerda que si lo deseas, puedes evitar la primera capa de los restos de cocina, pero esta segunda es esencial.

-En cualquier caso, sobre esta segunda capa vamos a disponer unos 6 cm de estiércol y, a su vez, formaremos una capa última con cortezas de pino, paja seca, trozos de madera en astillas y/o serrín. El último paso, no por ello menos fundamental, es regar. Hemos de ofrecer agua en abundancia durante los primeros 365 días especialmente, porque las bacterias y hongos que vamos a desarrollar en el suelo son de crecimiento lento.

-Tampoco has de olvidar que para cultivar en este tipo de terrenos hemos de perforar con algo punzante la capa de cartón para conformar una especie de agujero artificial, cuyo vacío rellenaremos con tierra y donde introduciremos la semilla. Fija bien en el suelo y si se trata de árboles o arbustos has de plantarlos antes de acolchar el terreno.

¿Y vosotros?, ¿habéis acolchado alguna vez vuestro terreno de cultivo?, ¿conocéis alguna otra técnica?

Imágenes Taringa

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print