Google+

Cuidado de plantas: orquídeas

Contamos ya con numerosos artículos en Econoce sobre el cuidado de distintas plantas que podemos tener en nuestros hogares como son las palmeras, el ficus… o el caso que os contamos a continuación y del que ya hemos hablado en otras ocasiones pero de distinta manera: vamos a mostraros algunos consejos para el cuidado de las orquídeas.

orquidea 4

Primero, como hacemos habitualmente, vamos a definir un poco las orquídeas para poder identificarlas. Esta planta consta de una familia muy amplia con cerca de 30.000 especies que son puras y muchas más que son híbridas, son de las más bellas que podemos tener en nuestros hogares aunque también depende del cuidado que tengamos con ella (como pasa con todas las plantas).

En este caso nos llevará bastante trabajo pero todo de manera muy sencilla. Lo más complejo es que debemos identificar antes de nada el tipo de orquídea que tenemos en nuestro poder, porque algunas de las especies cuentan con cuidados especiales. Nosotros nos referiremos a los cuidados generales.

Comenzando con la iluminación, necesitan de una buena iluminación durante todo el día pero sin que los rayos de sol incidan de manera directa en ellas (por ejemplo hay algunos tipos que si que pueden soportarlos), así que las colocaremos en el lugar adecuado para ello.

El agua es otro de los puntos fundamentales, y en este caso más. El que sale por los grifos suele ser muy “dura” en cuanto a cloro o PH para estas plantas, por lo que necesitaremos de agua “blanda” como la destilada o la de las botellas que compramos. El riego se hace por las mañanas (porque si se hace por las noches nos arriesgamos a que enfermen) y con una vez a la semana es suficiente.

Otros factores a tener en cuenta son la humedad (que dependiendo de la orquídea oscila entre el 20 y el 80%), la temperatura (no inferior a 10 grados y tampoco que supere los 30) o el tema de la ventilación (no es recomendable que esté en espacios cerrados pero tampoco que les dé el aire de manera directa).

Por último, el trasplante. Lo debemos hacer aproximadamente cada dos años o cuando nos encontramos con el problema de haber ahogado la planta. Estos son algunos consejos, si conocéis otros podéis dejar un comentario en el post y compartirlo con el resto de lectores.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print