Decora ecológicamente tu casa para una fiesta de miedo

¿Vas a dar una fiesta de Halloween y sólo tienes pensado el disfraz? ¿No sabes por dónde empezar para que tu casa quede terroríficamente bien? ¡Aquí te damos un par de consejitos para que decores tu casa de forma ecológica!

La moda de Halloween ya empieza a calar en nuestras sociedades. O puede que sea el hecho de que nos encanten las fiestas. El caso es que has decidido dar una pequeña fiesta en tu casa, pero no te has dado cuenta en qué gran lío te has metido. Hasta ahora. Y nosotros nos preguntamos: ¿por qué no celebrar un Halloween ecológico?

La comida es algo esencial, pero si tienes niños, puedes seguir estos consejos que hemos dado en nuestra página de Educambiente. Pero el gran problema llega cuando quieres decorar tu casa. ¿Cómo hacerlo sin gastar demasiado dinero, ni derrochar materiales? Aquí te damos un par de ideas.

Como idea principal, diremos que Halloween se caracteriza por tres colores básicos: el naranja, el negro y el blanco. A partir de ahí, podemos personalizarlo todo lo que queramos: verdes, violetas… seguro que lo que se te ocurra podrás combinarlo. Pero vayamos paso por paso.

Empieza a lo grande con una entrada de miedo. Puedes utilizar una tela que vayas a tirar, y cortarla, dándole un efecto raído y tétrico. Si empiezas a lo grande, terminarás a lo grande.

Centros de mesa: puedes hacer unos inquietantes centros de mesa que no te costarán apenas nada. Lo único que tienes que conseguir son un par de vendas, y unos ojos adhesivos que venden en tiendas de manualidades. Cubres los centros de mesa como si fueran momias, y haz que asomen los ojos. Queda muy divertido y original.

Crea un rincón fantasmagórico. ¿Dónde si no, podrías colocar tus centros de mesa? Ya sea la mesa principal o un gran mueble de nuestro salón, lo esencial es decorarlo de forma espeluznante. Te puedes servir de trozos de tela viejos (limpios, eso sí), o las mismas vendas que hemos utilizado para hacer los centros. Podemos colgar de ellos un par de murciélagos hechos de cartulinas, y un par de banderillas de fiesta.

Un consejo: no es necesario que gastes dinero en comprar cartulinas negras. Puedes reutilizar las cartulinas de las cajas de cereales y otros envases de galletas, e incluso el cartón sobrante del papel higiénico. Con un poco de rotulador negro, puedes conseguir el mismo efecto, más barato y más ecológico.

Un libro de visitas: no es muy habitual utilizar este tipo de recursos en las fiestas que conocemos, pero si quieres que sea inolvidable y lo consigues, te llevarás un preciado recuerdo con el libro. Halloween no tiene por qué estar lleno de murciélagos, calaveras y calabazas, puedes crear un rincón lúgubre con un par de detalles. En vez de un libro de visitas, puedes utilizar tus propias hojas de papel reciclado y luego encuadernarlas al día siguiente. Sustituye el bolígrafo por una pluma (venden bolígrafos con esa forma, para que sea más cómodo), y un pequeño centro de rosas rojas muy oscuras, pueden dar el toque romántico final.

Fotografías: Hostess with the mostess, andersruff, bhg, marthastewart

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.