Dos ejemplares de águila envenenadas por el ser humano

Dos ejemplares de águila perdicera, especie en peligro de extinción,  han aparecido muertos en Zaragoza como consecuencia de dos cebos envenenados que se encontraron en su camino y de los que supuestamente dos personas son las responsables.

La cantidad de 5.760 euros más 33.015 euros en concepto de daños causados, según datos aportados por la agencia EFE, es la suma que tendrían que pagar a modo de multa los dos criadores de palomas de Zaragoza que supuestamente colocaron estos cebos envenenados y que causaron la muerte instantánea de estos dos ejemplares de águila y de un zorro.

 

 

El Juzgado de lo Penal número 5 de Zaragoza específica en su sentencia que los dos criadores han sido condenados por un delito de envenenamiento de la fauna silvestre en Aragón, un delito que se ha visto agravado por el hecho de que estos animales estuvieran en peligro de extinción.

Los cuerpos fueron encontrados por un equipo de protección de la naturaleza del departamento autonómico de Medio Ambiente a escasamente 300 metros de las  instalaciones donde trabajaban estos cuidadores, en cuyos alrededores se encontraron restos tóxicos de materiales empleados para crear cebos de este tipo.

Fuente Imagen Stock Xchng

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.