Google+

El agujero del fin del mundo

¿Has oído hablar del llamado “agujero del fin del mundo“?, su proceso de actuación y de formación es muy similar al del Triángulo de las Bermudas, lo que podría explicar la posibilidad de que los aviones que sobrevuelen la zona experimenten accidentes insólitos y desagradables, ¿lo quieres ver?

El agujero del fin del mundo

Situado en la zona norte de Rusia y al noroeste de Siberia, más concretamente en la región autónoma de Yamalo-Nenets, se encuentra este cráter de grandes dimensiones nacido de las entrañas de la Madre Tierra y estudiado por un grupo de investigadores pertenecientes al Instituto de Geología del Petróleo y Geofísica de la Academia de las Ciencias Trofimuk.

A partir de una serie de técnicas de imagen, radiométricas y magnéticas, estos científicos han podido obtener resultados interesantes sobre este oscuro abismo generado en este rincón del planeta y descubierto recintemente por pilotos rusos que surcaban la superficie celeste, topándose por casualidad con este fenómeno insólito de la naturaleza, que los investigadores de la Academia de las Ciencias de Trofimuk se aventuran en comparar con las características físicas del mítico y sorprendente Triángulo de las Bermudas, en torno al cual se había extendido un manto de misterio hasta hace no demasiado tiempo con respecto a las enigmáticas y temibles desapariciones de barcos y aviones en su interior.

Agujero del fin del mundo y Triángulo de las Bermudas

Pero, ¿por qué comparan este cráter con el popular Triángulo de las Bermudas?, lo cierto es que sus características de formación son muy similares a la considerada por muchos puerta interdimensional. Igor Eltcova, director del Instituto antes mencionado, explica que el origen de este cráter radica en las características del lugar donde se ubica, dado que es una zona dominada por la confluencia de fallas tectónicas. Las elevadas temperaturas propias de la época estival han provocado la emanación de gases como los hidratos de carbono, cuyas expulsiones al exterior de la superficie terrestre conocidas como estallidos neumáticos han provocado la forma de esta gran boca abierta en el corazón de la Tierra.



Cuando estos hidratos de carbono se descomponen de forma activa, tal y como explica el director, “el hielo de metano se convierte en gas”, generando todo un proceso muy similar al de una explosión nuclear. En el caso concreto de los océanos, las aguas pueden llegar a hervir y provocar el hundimiento de barcos (tal es el caso del Triángulo de las Bermudas), al mismo tiempo que como podría suceder con el llamado agujero del fin del mundo, cualquier avión que circule por su atmósfera cercana cargada de metano podría estrellarse.

El agujero del fin del mundo, de unos 70 metros de profundidad y 30 metros de diámetro, dotado de un lago de aguas gélidas en su interior y unas paredes de permafrost dominadas por chorros de agua.

Agujero del fin del mundo y Triángulo de las Bermudas

Todavía está por determinar si este agujero es fruto del calentamiento global como explica Anna Kurchatova del Centro de Investigación Científica del Sub-Ártico, al afirmar que el origen de este cráter es por una mezcla de agua, gas y sal activadas por una explosión subterrána generada por dicho calentamiento.

¿Qué os parece el agujero del fin del mundo?

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print