Google+

Enjuague bucal natural casero

Uno de los puntos críticos en cuanto a belleza en nuestro cuerpo es la parte de la boca. Os hemos contado ya en un artículo anterior formas de crear pasta dental casera para este fin y una forma de realizar enjuague bucal, todo de la misma manera. Sobre este último asunto vamos a profundizar un poco más y os contaremos diversos métodos de realización de enjuague bucal casero.

enjuague bucal

El enjuague bucal se recomienda mucho para distintos casos, como por ejemplo el mal aliento, pero deberíamos introducirlo todo el mundo dentro de nuestra rutina de lavado bucal diario. La forma de hacerlo sería igual que al cepillarnos los dientes: un par de veces diarias hacer gárgaras durante 30 segundos o un minuto.

Hay numerosas formas de crear este enjuague bucal con elementos naturales que seguramente todo el mundo tenemos en nuestros hogares. Nosotros os propondremos algunas de ellas pero vosotros podéis comentar dejando un comentario en el post contándonos otros métodos alternativos.

El primero de ellos se basa en el uso de la menta y la albahaca, y para ello tendríamos que realizar una especie de infusión. Vertemos en un recipiente 300 centilitros aproximadamente de agua y echamos unas cuantas hojas de menta y de albahaca, calentamos y cuando tengamos la infusión lo dejamos enfriar unos minutos para posteriormente colarla y guardarla en un recipiente adecuado para ello.

remedios naturales menta

También podemos recurrir al tomillo y a la hierbabuena de la misma forma: realizando su correspondiente infusión, dejándolo reposar, colándolo y guardándolo en su sitio correspondiente. Si no disponemos de este tipo de elementos podemos recurrir a otros que tendrán efectos similares como son el anís o el limón, por lo que adecuaremos estos métodos a nuestras posibilidades.

Para ambos métodos podemos sustituir las opciones con el uso de aceites esenciales, sin tener que hacer las infusiones y simplemente mezclando aquellos que vayan a aportar un buen olor. Por último dejar claro una cosa, ya que estos enjuagues tienen una “vida” de dos semanas aproximadamente dos semanas, por lo que una vez pasado este tiempo debemos desprendernos de ello. Así, recomendamos crear la cantidad justa que vayamos a usar para no tener que derrochar.

Esperamos vuestras impresiones sobre estos métodos.

Fuente imagen 1: canadianhealthexpert.com

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print