Escalada en hielo y nieve

Está llegando el final del invierno y antes de que eso ocurra vamos a hablar de un deporte que aún podemos realizar y que guarda mucha relación con otro del que ya hemos hablado, la escalada, al ser una especialidad de la misma. El tema a tratar hoy es el de la escalada en hielo.

Para realizar la escalada como tal hay que tomar una serie de precauciones, material, lugar de realización… estas cosas cambian al hacer esto mismo pero en el hielo o en la nieve. Tiene una dificultad «distinta», el equipamiento varía igual que lo relacionado con la seguridad. Vamos a tratar un poco estos temas.

Lo primero es definir en que consiste esta modalidad de la escalada. En esta práctica tendremos que ascender montañas y otras formaciones de hielo de una dificultad que nos obliga a llevar el equipamiento del que hemos estado hablando y que ahora enseñaremos uno a uno cada uno de ellos. La principal dureza de esto es la inclinación y la nieve de estas paredes.

El equipamiento principal que necesitamos para la práctica es:

  • Vestimenta adecuada contra el frío y la nieve, es decir, que sea impermeable, que mantenga nuestro calor corporal y sea transpirable (en las tiendas principales encontramos prendas especiales para la escalada en hielo). Importante llevar unas polainas.
  • Unas botas de escalada, de plástico o piel que, como con la vestimenta, mantengan nuestros pies calientes y sin filtraciones de agua.
  • Junto a las botas los famosos crampones, que son esas suelas metálicas de hierro que tienen unos pinchos para poder fijarnos al hielo. Van sujetas a las botas de varias maneras.
  • Y unos piolets llamados dragoneras para nuestras manos, para poder atacar la pared en nuestra ascensión.

Esto es el equipamiento que requerimos para la escalada en hielo pero además, como es obvio, necesitamos otras medidas de seguridad igual que hacemos con todas las formas de escalada. Estos son las estacas, anclas y clavos para enroscar o clavar en la pared y nos podamos asegurar en ellos, cuerdas especiales para nieve, mosquetones, arneses, cintas… toda medida de seguridad en estos casos es poca.

Y por último hay que conocer una serie de técnicas que ayuden a la subida, como los de aseguramiento de cordada, autodetención para frenar caídas o el ensamble para ascensiones de varias personas.

Si has realizado esta práctica o conoces otros puntos sobre el tema, podéis compartirlos con nuestros lectores dejando un comentario en este post.

Fuente imagen 1: clubalpino.es

Fuente imagen 2: aragonturismodeportivo.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.