Google+

Estampar con patatas

A todos nos gusta la estampación: es algo fácil y que queda bonito. Seguro que muchos recordáis que cuando erais pequeños teníais un set de sellos para estampar: un abecedario, o formas mucho más bonitas. Si no, todavía no es tarde para empezar con ello.

Las modas van y vienen. Por eso, hay cosas que se practican desde hace años, que hoy en día podría tener la etiqueta de ‘ecológico’. Es el caso de las botellas de leche: antiguamente, cuando todavía existía la figura del lechero, las botellas se reutilizaban. Se dejaban las usadas, y el lechero ponía en tu puerta una botella llena, como nueva, y limpia, después de que haya pasado un proceso de esterilización. A día de hoy, la reutilización de botellas es algo ecológico, pero eso ya se había inventado hace décadas.

Por eso a veces es difícil innovar en el campo de las manualidades, porque es posible que ya esté casi todo inventado. Sin embargo, las mentes creativas siguen existiendo, y modificando pequeñas cosas, detalles, que al final suelen ser lo más importante. La estampación ya existía hace años, pero no estaría mal recuperarlo en estos momentos: puedes pasar un buen rato con los niños, y dar un buen ejemplo, creando nuestros propios objetos.
Hoy hablaremos de la estampación con patatas. Es una forma muy divertida de pasar el tiempo de los niños, que se maravillarán de las cosas que pueden llegar a crear. Lo único que tenemos que hacer es tallar en la patata la forma que queremos que salga. Esa patata será nuestro sello, y puede utilizarse en todas partes, solo dependiendo de la pintura que escojamos. Incluso se puede utilizar como técnica para decorar paredes. Puedes ir probando con distintos tipos de pintura, pero si vas a hacer alguna manualidad a gran escala, ten en cuenta que lo mejor es preguntar al especialista de nuestra tienda de bellas artes o manualidades que tengamos más cerca.
Con esta técnica, también podemos hacer nuestras propias tarjetas de felicitación ecológicas. Cuanta más pintura, más diversión. Está claro que un poco de maña hay que tener, sobre todo a la hora del tallado. Pero con un poco de práctica, todos podemos personalizar los objetos más insospechados: lámparas, móviles, cuadernos, e incluso cómodas.
¿Te atreves con esta técnica?
Fuentes de imagen: Adelle, Parentella,

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print