Exposición de pesticidas asociados al Parkinson

Según un análisis de la revista de la Academia Americana de Neurología ‘Neurology’ y basado en varios estudios de todo el mundo muestra que la exposición a pesticidas, herbicidas y los disolventes están probablemente relacionados con el incremento del riesgo de padecer Parkinson.

Con el paso de los años estamos viendo el problema que conlleva el uso de pesticidas y sus derivados que se utilizan para repeler o exterminar distintos seres vivos de plantaciones y demás. En su época ayudó mucho a la lucha contra el hambre pero actualmente supone un grave problema tanto para el medio ambiente como para los seres vivos, incluidos nosotros.

Hace relativamente poco hablamos de la prohibición de varios pesticidas por la Unión Europea al descubrirse que afectan a la población de abejas. Pues siguiendo con esta tendencia se ha publicado una investigación señalando que estos elementos pueden tener impacto en la enfermedad de Parkinson.

Introduciendo un poco el tema vamos a hablar de esta enfermedad. El Parkinson es un trastorno crónico de las neuronas y células del cerebro en una parte concreta del cerebro relacionada con el movimiento muscular. Aquí las neuronas que producen una sustancia llamada dopamina no funcionan correctamente o acaban muriendo. Así, pueden afectar tanto a la coordinación de movimientos como a la función cognitiva o la expresión de emociones.

Hay diferentes estadíos dependiendo del grado de afectación (cero el más leve y cinco muy afectado) y en España cifras recientes señalan que lo sufren cerca de 150.000 personas, y en aumento. Por ello de la importancia de este estudio.

Los investigadores examinaron 104 estudios y concluyeron que la exposición a ciertos exterminadores de insectos o malas hierbas y de disolventes hace que se incremente la posibilidad de padecer esta enfermedad entre un 33 y un 80 por cierto. Destacaron algunos de ellos como el herbicida paraquat o los fungicidas maneb o mancozeb.

Sobre ello habla Emanuele Cereda, uno de los autores del estudio y de la Fundación IRCCS del Hospital Universitario San Matteo, señalando que «nuestro estudio sugiere que el riesgo aumenta de una manera dosis-respuesta además de con el aumento de la duración de la exposición a estos productos químicos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.