Fabricar tu propio compost (Parte III)

Las anteriores semanas vimos cómo elegir nuestro propio cubo de compostaje y qué es lo que debemos echar a los cubos. En esta última entrega, veremos los dos tipos de proceso para hacer nuestro propio compost.

Hay dos procesos principales para fabricar este material: compostaje en frío y el proceso activo. En primer lugar, el compostaje en frío es idóneo para aquellos que no tienen mucho tiempo o que no tienen espacio suficiente para un cubo grande para fabricarlo. Por supuesto, en ambos procesos se debe tener mucha paciencia. En este caso, se obtendrá el material en uno o dos años.

Para crear compost en frío, simplemente hay que echar los materiales en el cubo y dejarlos madurar. Esto hará que los organismos empiecen su función de descomponer estos elementos. Al cabo de un tiempo, veréis que en el fondo del cubo ya hay compostaje, que puede servir perfectamente en nuestro jardín, pero recomendamos que se espere hasta que el resto de los materiales también se descompongan. El producto final será una especie de tierra marrón que es fácil de desmenuzar, y que tiene olor a tierra. Incluso cuando tengamos ya el cubo entero descompuesto, lo mejor es que se espere un par de meses más para que el compost se asienta mejor.

El compost creado de forma activa requiere un poco más de trabajo. Este proceso necesita una temperatura más elevada para que los microorganismos hagan su trabajo más rápido. Por eso, es mejor que elijamos un cubo que se pueda tapar. Si ya es tarde para esto, fabricaremos una tapa de plástico que cubra la parte de arriba del recipiente. Los organismos necesitan agua y aire, por lo que cada cierto tiempo -una semana o dos- removeremos el cubo y le echaremos agua. De esta forma entrará más oxígeno y humedad, y las bacterias podrán seguir trabajando de forma continua. Así, obtendremos compost en un mes y medio o dos meses ya obtendremos compost para nuestro jardín.

El compostaje en caliente, hace que sea necesario otro cubo para ir echando los desperdicios y materiales que vamos generando, porque no se echan en el cubo que está en pleno proceso, a diferencia del compostaje en frío. Por eso, necesitaremos más espacio para los cubos, y de más tiempo para mezclar los materiales.

¿Te animas a crear tu propio compost?

Un comentario en “Fabricar tu propio compost (Parte III)

  • el 23 abril, 2012 a las 12:17 pm
    Permalink

    lo voy a inetnatr en mi jardin, Se lo vi hacer a un señor algo parecido y la verdad que me quede extrañada, pero lo intentare con vuestras bases.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.