Google+

Filipinas: las consecuencias tras el tifón

El paso del tifón Yolanda (Haiyan) ha dejado en evidencia la mala preparación de Filipinas ante el desastre.

Tifón Filipinas. Foto de Facebook.

Muy pocas veces una catástrofe natural que se produce en un país lejano es portada de nuestros medios de comunicación. Tristemente, cuando sucede, es debido a la magnitud de dicha tragedia. Es lo que ha ocurrido con Filipinas en los últimos días. Tras el paso del tifón Yolanda, cerca de la estela que ha dejado, se palpa el miedo de que otro tifón amenace las tierras filipinas.

Como ya se ve, las cosas siempre pueden ir a mejor, pero también a peor. Y es el caso de este país. Además de aumentar la tragedia, el paso de este último tifón ha hecho que se demuestre la importancia de unas buenas infraestructuras, y de una política ambiental acorde con el país del que estamos hablando. Y eso es lo que ha dejado al descubierto Haiyan: Filipinas no dispone de una buena política ambiental, ni de una correcta preparación ante este tipo de catástrofes, lo que indica poca eficacia del gobierno del país.

Balance de las consecuencias y ayuda interna

Hasta ahora, se ha calculado en algo más de diez mil muertos debido a esta tragedia. Además de ello, las pérdidas económicas y materiales pueden ascender de manera desorbitada. El ecosistema tampoco se libra: muchas especies que habitan en estas islas han sufrido las consecuencias, y hasta que no pase el shock inicial y se vaya recuperando, no se van a poder analizar todas las pérdidas que han sufrido.

La ayuda del propio gobierno no está siendo suficiente, porque además de la corrupción, y de los problemas a los que se enfrenta de forma habitual el gobierno filipino de Benigno Aquino III, conocido como Noynoy, también tienen que enfrentarse a la mala gestión de los recursos que están recibiendo. Esto hace que la ayuda y la evacuación de las víctimas sea poco eficiente. Realmente se están limitando a la zona cero de la catástrofe, mientras que hay regiones periféricas afectadas también de forma grave, pero la ayuda no puede llegar bien porque la gestión es pésima.

Tifón Filipinas. Foto de Facebook.

De hecho, están llegando peticiones a través de cartas y mensajes electrónicos, dirigidos al Gobierno Central, para que los políticos de turno despierten y organicen unos planes de ayuda más eficaces y que abarque toda la zona afectada, y no únicamente la principal.

Ayuda internacional: cooperación y distribución

Un gran desastre, ya sea por causas humanas o naturales, deja al descubierto también la solidaridad de los países. Han sido bastantes las organizaciones y los gobiernos oficiales de ciertos países como Estados Unidos, Francia o España, que ya están recogiendo comida, y otro tipo de ayudas económicas.

Sin embargo, no todo es perfecto, y a pesar de la ayuda, aunque sea mucha, no es suficiente, si la organización por la cooperación y la distribución de alimentos es nula. En cualquiera de los casos, esto también es un fallo en las políticas autóctonas del país, ya que deben ser los primeros en gestionar la ayuda que reciben. Pero la poca preparación de funcionarios y trabajadores directos del gobierno, está haciendo que las personas no reciban toda la ayuda necesaria para seguir adelante.

Imagen de previsualización de YouTube

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print