Fumar también contamina

La contaminación en el aire va en aumento. A pesar de los esfuerzos que se realizan para buscar concienciar y tratar de que se contamine menos nos encontramos con la noticia de que en Madrid se ha incrementado los niveles de dióxido de nitrógeno de 44 microgramos a 45, y los niveles máximos establecidos son de 40 microgramos de NO2. No solo no se ve avance en materia de contaminación sino que estamos volviendo a valores de 2009 y 2010, que eran de un punto más.

tabaco medio ambiente

La mayor parte procede del tráfico y se puede explicar por la escasez de lluvias en estos últimos meses del año, de viento… pero no es escusa algo que puede suponer un riesgo para la salud infantil, y viendo que los árboles no dan abasto para poder solucionar el problema del aire tan sucio.

Pero los coches no son los únicos que “ayudan” a mantener estos niveles tan altos de contaminación. Algo que es perjudicial para el aire, y también para la salud como todo el mundo sabe es el tabaco. Las cajetillas de tabaco ya nos muestran imágenes del peligro que tiene en la salud tanto para el fumador en sí (cáncer de pulmón, de garganta, disfunción eréctil…) como para la gente que los rodea.

Pero también sus emisiones dañan el medio ambiente. Una cosa es clara: cada paquete de cigarrillos está compuesto de 0,8 miligramos de nicotina (el componente que aporta “eso” que hace que dejarlo sea tan difícil), 10 miligramos de alquitrán (que por poner un ejemplo se utiliza para asfaltar carreteras) o 10 miligramos de monóxido de carbono o CO, que es el que más puede perjudicar ecológicamente hablando.

monoxido carbono

Este producto también lo producen los automóviles, y en los cigarrillos aparece en los momentos en que se produce la descomposición de la punta del cigarro. “Ayuda” a tener problemas de oxigenación en el cuerpo por las cantidades que pueden llegar a acumular. Pero para el medio ambiente y para el mundo en general puede suponer un problema mayor.

En las noticias se encuentran multitud de muertes debido a este componente, es un gas insípido, incoloro e inodoro que es altamente tóxico para el ser humano. En grandes cantidades funciona como un veneno, y también como efecto narcotizarte, es decir, dejando grogui a la persona en cuestión.

Supone cerca del 75% de los contaminantes emitidos a la atmósfera, y el mayor riesgo es para la salud del ser humano. Si estas cifras van en aumento, como se ha visto que así es, quien sale perjudicado es el ser humano. Y es solo uno de los casi 4000 componentes del tabaco, si entráramos más a fondo, hallaríamos más relaciones entre el fumar, la salud y el medio ambiente.

Fuente imagen 1: eolapaz.es

Fuente imagen 2: blog.nuestroclima.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.