Insectos alimentados de plantas tóxicas

Estamos descubriendo en esta sección muchos secretos de la naturaleza, como el temor de los elefantes a las abejas o cómo es posible que las hormigas, en concreto las obreras, puedan nadar.

Ahora es el turno de hablar de unos insectos cuya alimentación es muy peculiar, ya que se alimentan de plantas tóxicas. En este estudio realizado por científicos, con la colaboración del Instituto Botánico de Kiel han podido comprobar durante 10 años como ciertos insectos se alimentan de ciertas toxinas que luego las almacenan en sus cuerpos.

Las toxinas en concreto se llaman alcaloides de pirrolizidina y se pueden encontrar en plantas de la familia de los Boraginaceae , Compositae , y Leguminosae. Un ejemplo es la chicla (o Senecio jacobaea), que es una flor muy común por Eurasia.

Este tipo de toxina es famosa porque ha ido apareciendo en zonas donde se cultivaban lechugas y también porque ha sido causa de intoxicación de ganados. ¿Pero cuál es la razón por la cual ciertos insectos se alimentan de estas plantas tóxicas?

Algunos de los insectos que se alimentas de estas toxinas son un tipo de langosta africana que se llama Zonocerus variegatus o también la polilla cinabrio (o Tyria jacobaeae), que son también de Eurasia, y lo hacen para poder defenderse así de los depredadores.

Estos insectos han desarrollado unas encimas propias de ellos mismos que les permiten almacenar estos tóxicos para autodefensa, con el fin de evitar ser comidos. Si un animal se los come los tóxicos se liberarían provocando la enfermedad o muerte del depredador.

Lo más curioso que les ha parecido a los científicos es que se haya dado lo mismo, es decir la elaboración de encimas de autodefensa, en dos tipos de insectos distintos, considerándose ser algo tan complejo.

Este es un caso claro de evolución de la naturaleza, que tanto estamos viendo en la actualidad, aclimatándose a los nuevos cambios, como los generados por la contaminación. Seguro que veremos nuevos casos en el futuro próximo.

Fuente imagen 1: EuropaPress

Fuente imagen 2: naturalezaaragonesa.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.