Google+

Interstellar, una nueva esperanza para la vida en la Tierra

La vida humana en el planeta Tierra es insostenible. Conocedora de esta situación, la NASA lleva planeando la llamada Misión Lázaro desde hace algunos años con objeto de encontrar otros mundos similares al nuestro, que puedan ser habitables para salvar a la humanidad y las futuras generaciones. La puerta para acceder a esos mundos es a través de un agujero de gusano avistado en nuestro Sistema Solar en la órbita de Saturno.

Interstellar, un futuro alternativo para la vida terrestre

Esta entradilla expuesta en líneas anteriores perfectamente podría corresponderse con nuestro futuro a largo plazo si no ponemos los medios necesarios para atajar la acción devastadora del ser humano en forma de contaminación y sobreexplotación de los recursos naturales. Por el momento, la posible realidad que hemos expuesto en líneas anteriores solo corresponde a parte del argumento de la nueva película de Christopher y Jonathan Nolan, que ya podemos ver en las salas de cine: Interstellar.

¿De qué nos habla Interstellar?

Rodeada de misterio desde el lanzamiento de sus primeros tráilers a finales del pasado año y principios del presente 2014, el nuevo film protagonizado por Matthew MacConaughey, más allá de la atmósfera de ciencia ficción que lo envuelve, lo cierto es que plantea una serie de cuestiones de las que ya nos hemos hecho eco en Econoce en anteriores ocasiones como la contaminación de nuestro planeta, la existencia de agujeros de gusano, universos paralelos, vida en otros planetas, mundos similares a la Tierra o agujeros negros, pasando por la teoría de la relatividad o, incluso, de la física cuántica.

¿De qué nos habla Interstellar?

Cuestiones que, científicos de primera nivel como Albert Einstein o el actual y renombrado Stephen Hawking han mencionado, se dan cita en este film, pero, ¿cómo es posible que el cine comercial actual, preocupado por entretener y por los efectos especiales, pueda tratar nociones tan trascendentes?

El director Christopher Nolan, después de sorprendernos con su versión particular del Caballero Oscuro, se adentra en aspectos tan profundos que a más de uno le ha llegado a sorprender. El mismo misterio que ha conseguido mantener estos últimos meses con respecto al argumento de la película es prácticamente el mismo que mantiene a lo largo del film, especialmente cuando los fenónemos sobrenaturales se adueñan del inicio de la película, pero no queremos destriparos demasiado su historia si todavía no la habéis visto.



El medio ambiente en Interstellar

No obstante, desde Econoce sí queremos aprovechar el estreno de este film para centrarnos en el futuro distópico que Interstellar nos presenta y que guarda especial relación con el ámbito medioambiental. Al igual que ha sucedido con otros films de temática catastrófica, de los que ya hemos hecho un repaso en nuestro artículo “Las mejores películas sobre desastres naturales“, en Interstellar se nos muestra un planeta Tierra desgastado por el daño que el ser humano ha obrado sobre su querida Madre Tierra, ya sea mediante la contaminación, quema de árboles, manipulación de sus plantas y animales, etc.

El medio ambiente en Interstellar

La Tierra ha llegado a un punto en el que no es capaz de aguantar los abusos del ser humano y se levanta contra las injusticias que hemos cometido en su interior durante todos estos años en forma de tormentas de polvo y plagas descontroladas y agresivas, de forma que la vida en la Tierra se hace insostenible.

Esto último ha llevado a la NASA a pergeñar un proyecto, la conocida como Misión Lázaro consistente en lanzar una flota de aeronaves para traspasar un agujero de gusano originado en nuestro Sistema Solar en órbita alrededor de Saturno y que se convertiría en el medio ideal para trasladarnos a la velocidad de la luz a otros rincones del universo en busca de planetas similares a la Tierra.

A través de un agujero de gusano en Interstellar

El también conocido como puente Einstein-Rosen o agujero de lombriz ha sido descrito de forma más popular como un atajo a través del espacio y el tiempo. Esta posibilidad teórica se hace realidad en la película de Nolan, aunque, nada contradice el hecho de que no pueda existir.

Lo que los astronautas que atraviesan este agujero de gusano encuentran al otro lado son tres planetas habitables, los cuales bautizan con los nombres de aquellos que los descubrieron, como ya hicieran los consquitadores españoles en el siglo XV y XVI. Estos mundos se caracterizan por su potencialidad para albergar vida.

A través de un agujero de gusano en Interstellar

Si tenemos en cuenta la inmensidad del universo o la existencia de otras muchas dimensiones paralelas a la nuestra como han postulado muchos teóricos de la física cuántica, no sería tan descabellado pensar que no estamos solos en el universo, que puede haber otras formas de vida, incluso más inteligentes y avanzadas que la nuestra, y que habría otros planteas similares a la Tierra en algún rincón.

¿El futuro de nuestro planeta pasaría por colonizar otros planetas habitables en caso de que la Tierra se vuelva insostible?, y, de ser así, ¿volveríamos a destruir ese nuevo habitáculo como ya hicimos con la Tierra?, ¿cometeríamos los mismos errores que nuestros antepasados?

A través de un agujero de gusano en Interstellar

Muchas preguntas para un film que, sin duda, se ha arriesgado a la hora plantear todas estas cuestiones y abrir nuestra mente a nuevos conceptos, inimaginables para nuestra mente actual. ¿Vosotros habéis visto la película?, ¿qué pensáis sobre el futuro alternativo y la nueva esperanza para la vida en la Tierra que nos propone Interstellar?

Imágenes Interstellar

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print