Google+

La naturaleza en el impresionismo americano

Los efectos fugaces, colores brillantes y esa delicadeza para captar pequeños instantes o elementos de la Madre Naturaleza son algunas de las pinceladas que mejor podrían definir un movimiento artístico como el impresionismo, que el Museo Thyseen nos vuelve a mostrar con obras de artistas norteamericanos que se dejaron “impresionar” por esta corriente francesa en una nueva exposición que comienza mañana mismo, ¿quieres conocer la naturaleza en el Impresionismo norteamericano?

La naturaleza en el impresionismo americano

La naturaleza se ha convertido, como hemos visto desde Econoce en diversas ocasiones, en el motivo principal que ha llevado a muchos artistas, ya sean pintores o escultores, a manifestar su creatividad en una auténtica obra maestra. Monet, Debas o Manet fueron capaces de reflejar con gran detalle la huella de la luz en muy diversos tesoros de la naturaleza con una precisión y gusto realmente exquisitos, algo a lo que los artistas no pudieron resistirse desde que en 1886 el marchante de arte Paul Durand-Ruel diera a conocer el impresionismo francés en Nueva York.

Impresionismo americano en el Museo Thyssen

Muy pronto, un porcentaje considerable de los artistas norteamericanos de esta época, impactados por la grandiosidad de este arte, decidieron atravesar las aguas del Atlántico para arribar a Francia y dejarse empapar por este nuevo arte que ya estaba dando de qué hablar en gran parte de Europa.

impresionismo americano

Por vez primera en España contaremos con una colección donde se demuestran las peripecias de los artistas norteamericanos en el impresionismo francés y, por consiguiente, la influencia que esta corriente demostró tener más allá de las fronteras del viejo continente. A través de un total de unas sesenta obras pictóricas podremos ser testigos del descubrimiento de los artistas norteamericanos de esta corriente entre los años 1880 y 1890, además de una interpretación propia y más personal en 1900.

La naturaleza en el impresionismo americano

Fenómenos naturales, rincones más emblemáticos o los elementos se convierten en algunos de los principales protagonistas de las obras de estos artistas donde el ser humano y el entorno natural se fusionan para mostrarnos un auténtico espectáculo de luz y color plasmado en cuadros de una exquisitez infinitas. Así, por ejemplo, obras como el “Otoño”, “Verano”, de Mary Cassatt, que de forma más auténtica se dejó impregnar por el arte impresionista frente al resto de sus coetáneos y compañeros de profesión en Norteamérica, reflejan con precisión los tesoros y tonalidades cromáticas que en estas épocas del año nos podemos encontrar en nuestro camino.

La naturaleza en el impresionismo americano

Igualmente, con obras como “Niños jugando en la playa” de la misma artista o “Prado con almiares cerca de Giverny”, “Claude Monet pintando junto al bosque” o “Pradera en Giverny” de John Sirgen Sargent dan cuenta de la relación armónica y fusión del ser humano con la naturaleza. Otro artistas como Dennis Miller Bunker y Theodore Robinson se mostraron especialmente interesados por el paisaje.

La exposición “Impresionismo Americano” permanecerá en el Museo Thyssen-Bornemisza hasta el próximo 1 de febrero de 2015, ¿qué os parece?

Imágenes RTVE

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print