La Niña frente a la pandemia

Uno de los fenómenos más conocidos por todos en relación al clima es el de “La Niña” o la “Oscilación del Sur” (ENSO). Pues bien, es de actualidad este fenómeno porque un estudio de dos autores (Jeffrey Shaman, de la Universidad de Carolina, y Marc Lipsitch, de la Escuela de Harvard) ha revelado que siguiendo a “La Niña” se puede predecir la aparición de grandes catástrofes contra la salud.

la niña

Pero antes de nada hay que explicar más a fondo lo que es La Niña. Es un ciclo natural del clima de la Tierra que a su vez está formado de dos fases: una cálida que es la que se conoce como El Niño y otra más fría, que se llama igual que el fenómeno, La Niña. Y estos ciclos se ven conectados con otros factores, como son los vientos o la temperatura de la superficie del mar.

Y estos fenómenos son las pruebas más claras de los cambios de temperatura en el planeta. Y en relación a esto, una de las preocupaciones en cuanto a medio ambiente se trata es que estos ciclos están cambiando, debido sobre todo al cambio de temperatura en la Tierra y, como hemos explicado antes, en la superficie del mar. Uno y otro están relacionados y no se sabe cual afecta más a la Tierra, pero sumando ambas cosas se comprende mejor la velocidad con la que está cambiando el clima en nuestros países.

Pero, ¿por qué o cómo se puede llegar a predecir la llegada de la pandemia? En este estudio, que apareció en la revista “Proceedings of the National Academy of Sciences”, más conocida como PNAS analizan la llegada de anteriores pandemias de gripe, que se produjeron en los años 1918, 1957, 1968 y más recientemente, en 2009.

Los autores comprobaron todo esto y vieron que se establecían concordancias en dichos casos, como que fueron en los primeros siete meses del año, coincidiendo con un descenso brusco de temperaturas. Así, asociando las pandemias de gripe y La Niña, se puede apreciar que La Niña puede afectar a la salud de las aves migratorias, pudiéndose generar nuevas mutaciones en los genes del virus de la gripe.

Además, con los cambios de migración de las aves, se puede explicar cómo puede parar la modificación a otros animales domésticos, y de ahí al ser humano, como ha ocurrido en todos los casos. Todo esto es muy impredecible, pero este estudio podría ayudar a anticiparse un poco al suceso en cuestión. También habrá que ver si el cambio climático ayuda o no a ello.

Fuente imagen 1: elobservadorm.blogspot.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.