Google+

La UE se opone al silvestrismo

Unos simples y aparentemente inofensivos concursos de canto se encuentran detrás del aumento considerable de aves de pequeñas dimensiones capturadas en Andalucía, un hecho que ha llevado a la Unión Europea a obligar a la Junta a la reducción de este tipo de actividades conocidas como silvestrismo.

silvestrismo

Pardillos, jilgueros,  o verderones son algunas de las aves protegidas que acaban en manos de los cazadores interasados en hacerse con estos ejemplares para llevarlos a los concursos de canto más prestigiosos y así obtener premios y reconocimiento. Se estima que al año, unos 175.000 de estos ejemplares son víctimas de los cazadores.

Silvestrismo en España

Ante tales cifras y la presión por parte de la Unión Europea y la justicia, la Junta de Andalucía se ha visto obligada a disminuir la práctica de lo que se conoce como silvestrismo, operaciones que venían realizándose sin limitación desde hace años. De hecho, se estima que durante las dos últimas décadas estas capturas de aves en la zona sur de la Península Ibérica han sido considerables y superiores a las de períodos anteriores.

Este tipo de medidas no han estado exentas de polémica, especialmente en el caso de los entornos rurales donde se lleva practicando desde hace años con total libertad y donde podemos contabilizar hasta más de 15.000 profesionales dedicados al antes mencionado silvestrismo.

Esta reducción en las operaciones de silvestrismo no solamente afectará a Andalucía, sino que también se extenderá a otros muchos rincones de la Península. De esta forma el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, de las 376.000 capturas que se llegaron a contabilizzar el año pasado, reducirá esta cifra a 50.000 de cara al año 2018.

silvestrismo

Por su parte, Javier Madrid, el director General del Medio Natural de la Junta al permitir que estas capturas más reducidas se tornen mayores ha sido imputado por prevaricación. Organizaciones como Ecologistas en Acción han presionado desde su ámbito para que siga investigándose el caso.  A esta práctica se une el hecho de que en determinadas poblaciones rurales se consumen pájaros fritos como aperitivo de algunos bares.

El silvestrismo, por lo tanto, verá reducido su radio de acción en los próximos meses, hasta el punto de que la Consejería de Medio Ambiente ha dejado a un lado la captura durante el verano y reducido la propia del otoño en 2014 a un único mes.

¿Y a vosotros?, ¿qué os parece esta medida?

Imágenes 20 minutos.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print