Google+

Land-art: La naturaleza, un arte

zaragozaurbanfashion
En internet podemos encontrar información sobre la naturaleza que se ha reflejado en el mundo del arte, concretamente en la pintura. Hay que admitir que hay paisajes naturales que son una verdadera obra de arte, sobre todo para aquellos que son/somos de ciudad. Pero aunque suena tentador, hoy no hablaremos de ello. Porque hay ocasiones en las que es la propia Madre Tierra la que es el lienzo en el que el artista plasma su obra. Es el Land-Art

¿Quieres saber más? Adelante, sigue leyendo. 

Spiral Jetty, de Smithson
El land-art es un movimiento artístico contemporáneo que nació hace medio siglo, allá por los años 60 del siglo XX. Confluyó con el popart y otros movimientos muy conocidos, por lo que puede que este tipo de arte quede un poco olvidado. 

Como su propio nombre indica, el artista utiliza elementos de la naturaleza para crear sus obras, desde guijarros y pequeñas ramitas, hasta grandes rocas o arena del mar. De hecho, el land-art tiene su origen en el earth-art, un movimiento minimalista pero transformado a gran escala. 

La naturaleza siempre ha formado parte del arte, aunque sea en segundo plano. Los artistas clásicos ya utilizaban grandes rocas de mármol como materia prima, o pintaban o esculpían formas naturales, como hojas o flores. Sin embargo, este movimiento va más allá. 

El land-art conceptualiza de nuevo el término ‘naturaleza’, y la relación del artista con ella. Se considera una nueva percepción del arte que existe dentro de los paisajes naturales, que quedó olvidado. 

 

De esta forma, encontramos cosas tan sencillas como una hilera de pequeñas piedras ubicadas estratégicamente, o una espiral a gran escala hecha con piedras de la playa. Nos referimos a obras de Richard Long o Robert Smithson, algunos de los exponentes de este movimiento, y que redefinen el concepto de la naturaleza. 

Pero un ejemplo que nos toca más de cerca, es el de César Manrique, artista español, concretamente de Lanzarote. Manrique se interesó a finales de los 60 en el terreno árido de las Islas Canarias, e intentó, cuidando el Medio Ambiente, hacer algo atractivo de ese paisaje tan marrón. De esta forma, el autor utilizaba recursos propios de la naturaleza,  además de otros productos que no fueran dañinos para el ecosistema. Quiso hacer una reconciliación entre el hombre y su entorno, por lo que creó grandes espacios como ‘Los jameos del agua’ o ‘El mirador del Río’.
Jameos del agua, de César Manrique
El Mirador del Río

El land-art es más que arte. Es la forma de pedir perdón por parte del hombre hacia la naturaleza y toda la vida que nos rodea. Y tú, ¿crees que hay arte en la naturaleza? ¿O es la naturaleza un arte en sí?

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print