Las pitones tigrinas generan un nuevo tejido para tratar enfermedades del corazón

Una vez ingieren a sus víctimas con voracidad, las pitones tigrinas experimentan cambios considerables en su organismo al verse incrementado el tamaño de órganos vitales como el corazón .

No obstante, ¿sabías que fruto de tales transformaciones tan enigmáticas  para los científicos, esta especie de pitón genera un tejido nuevo que puede emplearse para prevenir enfermedades del corazón?, si quieres saber más, entonces acompáñanos en las siguientes líneas.

 

Perteneciente a la llamada familia de los Boidos, las pitones son serpientes no venenosas de gran tamaño dotadas una resistente y férrea musculatura. Tal es su fuerza y enérgicos movimientos que uno de sus abrazos pueden ser mortal, de hecho, uno de sus métodos para acabar con sus víctimas es por estrangulamiento.

Aunque, por lo general, estos seres suelen alimentarse de mamíferos de pequeño tamaño, lo cierto es que las que alcanzan longitudes de infarto pueden tener la capacidad de comerse hasta un cerdo o una cabra. En el caso de la pitón tigrina puede llegar a medir unos 7, 5 metros de longitud, además es una de las especies preferidas por la comunidad científica a la hora de ser estudiada.

 

Una de las últimas investigaciones realizadas sobre esta serpiente no venenosa están relacionadas con los tejidos nuevos que generan una vez ingieren sus respectivos alimentos y que según la bióloga responsable de dicho estudio, Leslie Leinward, podrían ayudar al desarrollo de nuevos y mejorados tratamientos de cardiopatías humanas.

Todos los órganos  de la pitón tigrina que analizó la científica , se incrementaron de tamaño de forma espectacular entre un 30 y un 100% (hasta en un 40%), después de que este reptil de lengua bífida  se diera su banquete habitual.  No así sucede con el cerebro, debido fundamentalmente a que está encerrado  en la estructura craneal.

Las dimensiones que alcance cada órgano dependerá, en buena medida, de los tamaños y cantidades ingeridas.

 

Estas transformaciones tienen lugar 12 horas después de la ingesta y llegan a su tamaño máximo a las 76 h, recuperando así su tamaño original a los 10 días. En este proceso, lo curioso es que la pitón no dilata tejido ya existente, sino que crea uno nuevo. Su grupo de estudiosos considera que la mezcla de ácidos grasos y lípidos causante del desarrollo de las células del corazón «podría combatir la atrofia cardíaca».

El funcionamiento metabólico de las pitones tigrinas más allá de ser una incógnita puede tener la clave para solucionar algunas de nuestras afecciones cardiovasculares.

Fuente Imágenes Stock Xchng.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.