Google+

Leyendas y misterios de la laguna Guatavita

Las leyendas, misterios y relatos fantásticos se suceden bajo las aguas de la laguna Guatavita, ubicada a escasos kilómetros de la capital colombiana de Bogotá y erigida a unos escalofriantes y vertiginosos 3.100 metros de altitud en un intento por rozar el cielo y conectar con la divinidad de las estrellas, ¿quieres adentrarte en algunos de sus enigmas más impactantes?

Leyendas y misterios de la laguna Guatavita

En la cordillera oriental de Colombia, más concretamente en el municipio de Sesquillé, se extiende la laguna de Guatavita alrededor de una depresión montañosa con forma redondeada y dotada de unos 400 metros de diámetro. Custodiada bajo la atenta mirada de encenillos, árboles característicos de Los Andes colombianos y venezolanos, las aguas de la mística laguna de Guatavita parecen ocultar más de un secreto a todos aquellos que se atravan a acudir a su encuentro.

El mero hecho de arribar a sus lindes puede considerarse una proeza para los más curiosos, que se dejarán envolver por una atmósfera y energía diferentes a las que puedan dominar la urbe de Bogotá o de cualquier otro lugar que hayan visitado, al menos así lo determinan quienes atravesaron los bosques colombianos hasta llegar al corazón de esta laguna.

La leyenda de El Dorado en Guatavita

Los conquistadores españoles, ya en el siglo XVI, cegados por su codicia y ambición, fueron en busca de esta laguna sagrada dado que eran conocedores de las leyendas sobre la ubicación oculta de la mítica ciudad de El Dorado en las profundidades de Guatavita.

Tales historias se forjaron a raíz de las costumbres llevadas a cabo por las tribus indígenas de la región hace siglos. Los muiscas o chibchas, que habitaron los territorios comprendidos en la cordillera oriental de los Andes colombianos desde el siglo V a.C se sirvieron de las aguas sacras de la laguna para emprender el llamado ritual de nombramiento del nuevo Zipa o Cacique, título de nobleza que se otorgaba a los gobernantes de la entonces llamada Sabana de Bogotá.

La leyenda de El Dorado en Guatavita

La tradición ancestral de estos pueblos confirma que el mágico ritual obligaba al nuevo gobernante a envolver su cuerpo en oro molido y navegar sobre las aguas de la laguna Guatavita sobre una balsa de juncos decorada con todo lujo de piedras preciosas, esmeraldas y oro en ofrenda a los dioses junto con unos braseros encendidos donde se quemaba sahumerio en un intento por conectar con la divinidad desde el fuego fatuo. El pueblo al completo era testigo de esta investidura y para ser partícipe de su nombramiento como nuevo líder, bajo la atenta y escrutadora mirada de sus dioses, sus subditos arrojaban piezas de oro y otros tesoros al interior de las aguas.

La acumulaciónde de tesoros de un valor incalculable en el interior de sus aguas llevó a los conquistadores españoles a encontrar por todos los medios esta laguna y hacerse con las reliquias de la supuesta ciudad de El Dorado sumergida. No fueron pocos los intentos por drenar la laguna para hacerse con estas piezas. Entre otros, Antonio de Sepúlveda se hizo con esmeraldas y piezas de cerámica y Lázaro Fonte con piezas de oro, lo que demuestra, más allá de puras leyendas, la existencia de este tipo de rituales místicos en las aguas de Guatavita.

Más misterios en la laguna de Guatavita

No obstante, la leyenda de El Dorado no es la única que envuelve a esta laguna sagrada. También se cuentan relatos de avistamientos OVNI en esta zona receptora de “seres” venidos de las estrellas y, quién sabe, conocedores de las prácticas que nuestros ancestros llevaban a cabo en este rincón del planeta en un intento por conectar con sus dioses, quienes les observaban desde el firmamento.

Más misterios en la laguna de Guatavita

Uno de los relatos más sobrecogedores tuvo lugar un 3 de noviembre de 1973, cuando el ingeniero Enrique Castillo Rincón tuvo un encuentro con lo insólito a orillas de la laguna Guatavita: de sus profundidades comenzaron a brotar, como si de una película de ciencia ficción se tratase, dos aeronaves que se detuvieron delante de él, chorreando cascadas de agua. De su interior parecieron salir seres que, según declaraciones de Enrique y sus amigos cercanos, procedían de las Pléyades. Estos entes traídos de las estrellas le condujeron al interior de uno de los artefactos voladores.

Fueron descritos como seres capaces de comunicarse telepáticamente, dotados de una belleza inmaculada, con una forma muy parecida a la nuestra y una melena que les llegaba a los hombros. Dentro de la nave se ubicaba lo que parecía una sala de medicación con frascos de clorofila, alimento básico para su dieta, información que aparece reflejada en la revista Año Cero por el periodista e investigador Mado Martínez y que nosotros hemos querido compartir en este artículo homenaje a la laguna de Guatavita.

 

misterios en la laguna de Guatavita

Otra de las leyendas, de la que también se hacen eco en dicha revista, guarda relación con la historia de la Reina de Guatavita, que perseguida por los conquistadores españoles y sin ver otra salida, se suicidó arrojándose a las aguas de Guatavita. Pasado el tiempo, la leyenda relata que un mítico dragón plateado salió del interior de la laguna emprendiendo un nuevo viaje hacia el cielo infinito, ¿misteriosa relación con los supuestos avistamientos de naves extraterrestres antes mencionados?

La laguna de Guatavita también se reserva relatos fantásticos como los encuentros con seres elementales o espíritus de la naturaleza como gnomos o portales interdimensionales que podrían explicar la capacidad de estos artefactos para viajar en cuestión de segundos desde las Pléyades ubicadas a miles de años de distancia hasta este rincón del planeta Tierra.

¿Conocéis otras leyendas y misterios sobre la laguna de Guatavita?

Imagen 1 Terra

Imagen 2 Jan Arkesteijn

Imagen 3 Masanalv

Imagen 4 Tripadvisor

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print