¿Qué son los Agujeros Negros?

Si pudieras viajar a través  del tiempo, ¿a qué lugar y época acudirías?, ¿querrías saber cómo era el Planeta Tierra hace miles de años, o, por el contrario, te interesa conocer cómo será la vida en el futuro?

Muchas han sido las teorías científicas que nos hablan de los agujeros negros como puertas  a otros universos paralelos o medios para viajar en el tiempo, ¿pero hasta qué punto estas teorías son ciertas?

 

 

Un agujero negro es fruto del estadio final de las estrellas, cuya explosión en forma de supernova generaría el nacimiento de aquellos agujeros  dotados de una masa al menos tres veces superior a la del Sol. Las estrellas, llegadas al final de su ciclo evolutivo sufren una especie de colapso gravitatorio  que hace que toda su masa se concentre en un único punto  del que no podrá escapar ningún tipo de radiación a causa de su intenso campo gravitatorio.

Los agujeros negros se derivan de la teoría matemática de la gravitación de la que ya nos habló el popular científico Albert Einstein. Muchas son las teorías que hablan de la presencia en todas las galaxias de agujeros negros en su centro. Algunos de ellos pueden ser extremadamente violentos y agresivos , ya que al absorber estrellas, polvo y gases que cirulan por la galaxia, obtienen tal cantidad de energía que termina por desbordarse en forma de puntos de luz proyectados desde el núcleo de los agujeros llamados cuásares. No obstante, también nos encontramos con otro tipo de agujeros negros, como el que se encuentra en nuestra Vía Láctea, que es mucho más calmado que los anteriores y con efectos más leves y no tan devastadores.

 

 

 

 

Muchas han sido,  hasta el momento,  las especulaciones que han girado en torno a la posibilidad de viajar a través del tiempo o a otros universos paralelos por medio de los agujeros negros. Uno de los más destacados profesionales del mundo científico, el británicoStephen Hawking, ha llegado a plantearse la posibilidad de «abrir un portal al pasado» o «encontrar un atajo hacia el futuro», palabras que fueron recogidas  hace dos años, en 2010, en el diario Daily Mail, declaraciones que vienen a ratificar que no es tan descabellada la idea de efectuar esta travesía temporal.

«Las películas de ciencia ficción muestran una vasta máquina hambrienta de energía que crea un túnel a través del tiempo. Un viajero del tiempo, un valiente, preparado para quién sabe qué, entre en él y emerge quién sabe dónde. La realidad es muy diferente a esto , pero la idea en sí no es tan loca» afirmó el propio científico, en unas declaraciones recogidas en su traducción al castellano por el diario ABC. Este profesional determinó que los medios que nos permitirían emprender dicho viaje son los denominados agujeros de gusano, una especie de diminutos túneles o atajos a través del espacio y del tiempo que se forman y desaparecen constantemente, pero que el ser humano no sería capaz de percibir dado su reducido tamaño. Sin embargo, el científico contempla la posibilidad de coger uno de ellos y hacerlo lo suficientemente grande como para que una persona  o una nave espacial pueda viajar en su interior.

Por otro lado, el científico británico, que se ha visto desde hace años postrado en un silla de ruedas por una enfermedad de esclerosis lateral amiotrófica y obligado a expresarse oralmente por medio de una máquina, se refirió a que el tiempo en el Universo transcurre mucho más deprisa que en el planeta Tierra. Un agujero negro, por el contrario, disminuiría la velocidad del tiempo sobremanera de forma que, aclara el científico, si los astronautas pasarán sobre su órbita durante cinco años, en realidad, habrían trasncurrido 10 años en la Tierra, por lo que cuando regresarán a nuestro planeta todo el mundo habría envejecido cinco años más que ellos.

 

 

 

 

Finalmente, Hawking afirmaba que si viajaramos a la velocidad de la luz, es decir, 186.000 millas por segundo, podríamos emprender un viaje al futuro. Hoy en día se dispone de un artefacto similar que nos permitiría viajar a tal velocidad: el acelerador de partículas LHC  del Centro de Investigaciones Nucleares (CERN) situado el Génova, Suiza. De momento, dice el científico, haría falta una nave 2.000 veces más rápida que el Apollo 10 y con una sificiente capacidad para almacenar combustible si queremos realizar ese tan deseado viaje temporal.

La Naturaleza terrestre nos sorprende cada día con nuevos fenómenosque muchas veces escapan a las explicaciones de los científicos, pero no menos sorprendentes son los misteriores que encierra el universo en su conjunto. Puede que para viajar en el tiempo falten décadas, pero ya es solo cuestión de tiempo.

 

Fuente Imágenes ABC y Muy Interesante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.