Google+

Los osos pardos relacionan diabetes y obesidad

Un nuevo descubrimiento en relación a la diabetes, sobre el que estamos conociendo muchas cosas en las últimas fechas. Y es que científicos que han estado estudiando a los osos pardos han visto algo relacionado con este tema que puede suponer un beneficio para todas aquellas personas que sufren este problema (algo que cada vez afecta a más gente). Por ello te animo a que continúes leyendo y descubras en que consiste este estudio.

oso pardo

Un artículo publicado este martes en la revista ‘Cell Metabolism’ muestra que la especie animal de los osos pardos dispone de un estado natural de diabetes que nos supone de interés debido a que tiene un propósito biológico real y además es reversible.

Los investigadores señalan que los osos durante el otoño son obesos pero no diabéticos, algo que cambia unas semanas más tarde al comenzar su periodo de hibernación. Pero posteriormente, cuando llega la primavera y se despiertan, se “curan” de esta enfermedad.

Así vemos como la evolución en la biología animal nos ayuda a descubrir como se hace frente a condiciones que podrían llevar a este problema en humanos. Un ejemplo: las personas con diabetes 2 las células no responden ante la insulina (con lo que se regula el azúcar en nuestro cuerpo) mientras que en los osos pardos los niveles de insulina no varían, mientras que las células que se comunican con esta hormona se apagan y encienden según respondan.

Y sobre la parte de obesidad, que tanto se han relacionado estos casos, vieron que cuanto más obesos eran los osos también eran más sensibles a la insulina (y con ello menos diabéticos) bloqueando la actividad de la proteina PTEN. De todas maneras aún queda mucho por descubrir en esta materia.

???????????????????????????????

Sobre el porvenir de este hallazgo se refiere el doctor Kevin Corbit (de Amgen Inc, en Estados Unidos) indicando que “en el futuro, esta comprensión más sofisticada de la relación entre la diabetes y la obesidad debe permitir a los investigadores no sólo desarrollar terapias dirigidas a estos mecanismos sino también identificar a los pacientes idóneos a los que dirigir estos tratamientos”.

El artículo al completo está disponible en la red, pero para acceder a él hay que pagar. De todas maneras os dejamos con un enlace al resumen de artículo que también es muy interesante (eso sí, en inglés). Click aquí.

Fuente imagen 2: Wikipedia

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print