Los pescadores del Prestige sufren problemas respiratorios

La salud del ser humano es muy frágil, especialmente si se encuetra expuesta a la toxicidad de determinados vertidos o sustancias contaminantes que, al mismo tiempo, el planeta Tierra tiene que soportar a diario. Tal es así que los pescadores que intervinieron en la limpieza de los vertidos petrolíferos expulsados por el Prestige, navío que naufragó en noviembre de 2002, frente a las costas gallegas, anegando todo rastro de vida marina , siguen padeciendo desde entonces serias  afecciones respiratorias.

El primer análisis emprendido por el grupo SeparPrestige y dirigido por Jan-Paul Zock, miembro del centro de Investigación de Epidemiología Ambiental(Creal) de Barcelona da cuenta de los padecimientos que, después de 10 años siguen sufriendo los que participaron en las labores de limpieza del Prestige. Más de una decena de centros de investigación han intervenido en este estudio, procedentes de ciudades como Madrid, Barcelona y Palma.

De entre las muchas afecciones o dolencias respiratorias que aún hoy en día padecen estos hombres de mar están relacionadas con la tos, flemas, dificultad para respirar. Estos síntomas, al parecer,  se redujeron de forma considerable entre los pescadores desde los años 2004 y 2008, a excepción de los que participaron de un modo más activo en las labores de limpieza.

 

Para ser más exactos, comenta el propio Zock, los pescadores que en aquel momento no portasen protección de algún tipo o por lo que fuera permanecieran concentrados en su labor durante un período prolongado de tiempo, mayor que el del resto de sus compañeros, todos los síntomas que hemos descrito con anterioridad seguirían manifestándose sin remisión alguna.

Sin duda alguna esta nueva noticia, nos recuerda que los productos y sustancias artificiales que el propio ser humano ha creado para sacar el máximo beneficio económico, no sólamente suponen un daño considerable para el planeta, que en el caso del Prestige fue más que evidente por la estela de muerte de especies marinas a su paso, sino que al mismo tiempo tales sustancias pueden tener un efecto rebote sobre nosotros mismos.

Fuente Imagen 1 Diario de Navarra

Fuente Imagen 2 ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.