Google+

Maiia, comida tailandesa en Madrid

Los alimentos son un reflejo de la cultura de cada país. Por eso, al hablar de comida tailandesa, se nos viene a la cabeza algo exótico, fresco y tropical. Nos animamos a probar Maiia, en el centro de Madrid.

Muchos no sabrían cómo definir la comida tailandesa, porque realmente mezcla varios sabores, confundiendo a un paladar novato. Sin embargo, lo que prima es lo picante, y lo dulce.

Como tenía curiosidad acerca de esto, decidí acercarme a un restaurante tailandés, para comprobar la calidad de la comida. Se dio la circunstancia de que tenía un cumpleaños, y la casualidad quiso que se hiciera en un restaurante Tailandés, el Maiia.

Situado en pleno centro de Madrid, (en la Calle Princesa, cerca de la plaza de los cubos), el local es pequeño pero acogedor. Como pega, la planta de abajo da directamente a la puerta, por lo que en invierno, cada vez que entra alguien, acompaña el frío. Las mesas están demasiado juntas para mi gusto, pero nosotros, al haber reservado teníamos un sitio cerca de la cocina y bastante apartado.

Aunque la comida asiática es parecida, cada país tiene sus formas de prepararlo. El elemento común, en la mayoría de los países asiáticos, es el arroz.

Como era una cena, aprovechamos y pedimos el menú de noche, que sale por 18 euros, con una bebida incluida.

En mi caso, tomé la ensalada de mango, y de segundo, un pad thay. La ensalada de mango estaba deliciosa, estaba servida sobre una hoja de lechuga enorme, y en ella, los diferentes ingredientes: el mango, los brotes de soja, el pepino y algunos frutos secos. Lo que no me entusiasmó fue el exceso de pepino en todos los platos, un comentario muy común entre varios asistentes.

Por otro lado, el Pad Thay, que consiste en unos fideos gruesos con tofu, gambas, cacahuetes… y pepino. Algo que me disgustó, pero no a todo el mundo. Separé el pepino, y para mí mejoró mucho el sabor. Y cuando nos trajeron el arroz para acompañarlo, ya estaba de lujo. 100% recomendable.

Finalmente, el postre. Es una lástima que en el menú de noche no den muchas opciones en cuanto a los postres, porque un cuenco pequeño de sorbete de mango (para el cumpleañero), y era de lo mejor que había probado. Las opciones que te dan es el flan de coco, que aunque tiene buena pinta, decepcionó un poco, o helados de chocolate, fresa o vainilla.

El servicio fue muy bueno, nos atendieron muy bien, y la comida fue destacable. A los que no aguantan el picante, mejor pedirlo sin ello.

Comida 8/10
Servicio: 8/10
Ambiente: 7 /10
Precio: 9/10
Limpieza: 8/10

Valoración total: 8/10

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print