Medidas contra el Vertido de Fuel sobre la Costa Asturiana

El Gobierno de Aboño, municipio asturiano de Carreño,  emprendió ayer una serie de medidas para combatir el vertido de fuel procedente de una central térmica  que estaría perjudicando a toda la costa de este municipio, así como el cierre de 5 playas.

 

Las playas se presentan como auténticos paraísos terrenales,  muy aclamados por el público durante las vacaciones de verano por su ambiente refrescante y agradable. Sin embargo, muchas veces, estos parajes naturales se convierten en víctimas de las acciones  humanas, ya sea directamente,  mediante la acumulación de basuras y desechos diversos de comida o refrescos,  o indirectamente,  como las fugas imprevistas de sustancias contaminantes procedentes de centrales fabriles.

El vertido de fuel que se extendió por toda la costa del municipio asturiano de Carreño es un buen ejemplo de este segundo caso. Se tuvo constancia de la presencia de este combustible contaminante a  las 7 horas del martes 26 de junio por parte de los operarios municipales encargados de todo lo relacionado con las labores de limpieza  de las playas.

El vertido de este combustible se produjo a consecuencia de una rotura en una tubería de conducción de fuel que formaba parte de la central térmica HC Energía. Esta clase de descuidos son los que pueden costar caros a la naturaleza y, por consiguiente, a la salud del ser humano. El Gobierno de esa región tomó medidas, de entre las que se encuentra el cierre de 5 playas(Xivares, Peña María, La Palmera, Tranquero y Carranques) así como la puesta en marcha de un equipo de 40 operarios en las labores de limpieza del lugar.

Guillermo Martínez, consejero asturiano de Presidencia, calificó la situación de levemente crítica, al marcar del o a 1 el Plan de Contingencia por Contaminación Marina Accidental. Para que nos hagamos una idea, el valor de 1 en este Plan  se refiere a accidentes que pueden provocar contaminación a un nivel leve y con presencia de manchas de fuel en la costa y enclaves rocosos.

 

Por su parte, Greenpeace solicita el cierre y conclusión definitiva de las actividades de la central térmica asturiana.

Una vez más, la naturaleza ha sido víctima de los descuidos del ser humano. ¿Hasta cuándo vamos a seguir mostrando esta despreocupación y falta de atención por el medio que nos rodea?, hasta que no nos demos cuenta de la relevancia que tiene el entorno para nuestra vida, el planeta y nuestra propia salud sufrirán las consecuencias tarde o temprano.

Fuente Imágenes El Mundo y Cuatro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.