Google+

Medidor de Potencia

Las travesías por muy diversos lugares recónditos del Planeta Tierra son una de las grandes maravillas que nos regala un deporte como el ciclismo.En los últimos años se ha debatido fervientemente sobre las ventajas de viajar acompañados del clásico pulsómetro para medir las pulsaciones y el ritmo de nuestro corazón o, por el contrario,  si es preferible llevar un  medidor de potencia. Este último, te permitirá saber por número de vatios el nivel de esfuerzo y potencia que has impreso a lo largo del recorrido, un dato que no puede desvelarte el pulsómetro.

 

El medidor de potencia es un nuevo invento que ha generado una gran polémica entre los expertos e interesados del ciclismo. Lo cierto es que este medidor de vatios nos permitirá controlar y planificar mucho mejor nuestro entrenamiento, ya que,  gracias a las avanzadas herramientas de que dispone (un reloj y un ordenador) nos podrá indicar  lo eficaces que son nuestras piernas sobre los pedales. Esto último es especialmente relevante. Otras de las ventajas a tener en cuenta son:

– Posiblemente, estemos todos de acuerdo en que no es lo mismo recorrer 30 o 40 km en dos horas  sin haber impreso ningún esfuerzo extremo, dado que las características del recorrido no lo exigían( en el caso, por ejemplo, de que se viaje por un terreno llano y sin cuestas no demasiado pronunciadas), que cuando se emprende un viaje colmado de obstáculos, ya sea en forma de considerables pendientes, fuerte viento o acumulación de arena.

-Por ello, para determinar esta pequeña diferencia nos sirve el medidor de vatios. Todos estos datos son recogidos en el reloj y con posterioridad en el ordenador, dando referencia de la carga de entrenamiento realizada tanto a nivel cardiovascular( pulsaciones ) como muscular(vatios).  La velocidad a la que se mueve el corazón, algo que señalaba el clásico pulsómetro, no nos indica si estamos mejorando o no. No obstante, si lo combinamos con la potencia podremos establecer mejores comparaciones y llegar a conclusiones específicas.

-Además podremos saber hasta dónde debemos forzar nuestras piernas para no caer en la fatiga derivida de un exceso de intensidad. Al conocer nuestro umbral en vatios tendremos un punto de referencia para saber si podremos afrontar determinadas subidas y a qué intensidad.

 

 

No obstante, también hay inconvenientes:

-Su elevado coste, ya que se sitúa en torno a los 1.000 euros, una cifra astronómica que muy pocos están dispuestos a pagar y prefieren conformarse con un pulsómetro.

-La dificultad de su uso: el medidor de potencia proporciona muchos datos complejos de analizar y comprender si no se tienen unos conocimientos básicos del entrenamiento por potencia. Igualmente se necesitan unos conocimientos básicos de informática para utilizar el reloj y el software.

-La obsesión de algunos ciclistas por cumplir el número de vatios fijado , que  deberían cumplir para seguir con un buen entrenamiento.

Los beneficios del medidor de potencia son claros y pueden ayudarnos a mejorar nuestro entrenamiento. Las nuevas tecnologías también dominan el universo deportivo.

 

 

Fuente Imagen 2 FoxSpain.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print