Google+

Música Celta de Loreena McKennitt

La huella del espíritu celta y la conexión tan estrecha que esta civilización ancestral guardaba con la naturaleza se han convertido en los ingredientes principales de las composiciones musicales de la cantante e intérprete de piano y arpa  Loreena McKennitt. ¿Quieres conocer la vinculación que la música de esta artista tiene con la Madre Tierra?

Música Celta de Loreena McKennitt

Esta popular cantante canadiense, cuya voz nos traslada a universos mágicos de antaño, dominados por la quietud y halo misterioso de los bosques habitados por los espíritus fantásticos de los elfos o las ninfas del lago, como ya hizo Enya en otros de sus trabajos, Loreena McKennitt se podría decir que de un modo u otro siempre mantuvo una férrea relación con la naturaleza.

Sin ir más lejos, nació y desarrolló buena parte de su infancia y juventud en Morden, un pequeño y encantador pueblo canadiense de Monitoba,  rodeado por doquier de amplias llanuras y praderas.  Su padre era granjero y,  por tanto,  un gran conocedor de la  leyes que rigen el medio natural y los seres vegetales y animales que viven en él.

Música Celta de Loreena McKennitt

De alguna forma, esa cercanía con el entorno rural desde pequeña, impulsó su atracción por un tipo de música folk celta, un estilo melódico que conocería en un club folk de Winnipeg.

Los celtas eran una civilización de gran poder e influencia en la edad antigua, que también cautivaron al artista Mike Oldfield.  Eran conocedores de las virtudes y propiedades medicinales de muchos de los elementos que nos regalaba la Madre Tierra. En todo momento,  pedían permiso a sus bosques para coger prestado algunas de sus plantas,  cuyo jugo serviría para conformar el antídoto que los druidas o los curanderos de entonces emplearían para combatir determinadas dolencias.

 Música Celta de Loreena McKennitt

En Winnipeg, Loreena McKennit estudió veterinaria, otro hecho más en su carrera profesional y personal que acerca a la cantante al mundo de la naturaleza y, en este caso concreto,  de los animales. No obstante, sería en Stratford (Ontario) donde el público empezaría a apreciar sus dotes artísticas como cantante e intérprete gracias a sus actuaciones en el Shakespearean Festival. Precisamente, hoy en día sigue viviendo en este lugar, para ser más exactos en una  granja rural.

Muy importante en su vida y en sus canciones fue el viaje que realizó en 1982 a Irlanda, el país del trébol, de los acantilados y de los bosques. Una vez más, el espíritu de la naturaleza y de la civilización celta  vuelven a ejercer una gran influencia en la obra de Loreena, una pasión que manifestó en su tema “The Stolen Child”. Poco después, en 1985, llegaría a formar su propia compañía discográfica, Quinlan Road donde grabó su álbum “Elemental”. Es a partir de este momento cuando el nombre de la artista empieza a extenderse entre el público.

Música Celta de Loreena McKennitt

De todos los trabajos realizados por Loreena, precisamente hay un tema que queremos destacar en SaberNatura por su estrecha relación con el medio ambiente y, más concretamente, con los bosques. En su álbum “The Visit” incluye una obra musical conocida como “Bonny Portmore” donde refleja la tristeza que manifiestan los robles milenarios nacidos en el corazón de los bosques irlandeses,  que tan ampliamente fueron respetados y adorados por los europeos precristianos y que hoy en día sufren el maltrato del ser humano. Este tema es una reivindicación a favor de la conservación y protección de estos bosques.

Además de los celtas, la música de Loreena se ha caracterizado por fusionar varias culturas, pero siempre otorgando ese toque personal y emotivo que aplica en todas sus canciones y con el que nos traslada a un mundo de ensoñación,  donde todo lo que deseamos puede hacerse realidad, como es el caso de su obra de alusiones oníricas  “Parallel Dreams” o “Mystic´s Dream” que te mostramos a continuación.



Lo que sorprendió a la artista fue la exposición celta que se llevó a cabo en Venecia, Italia,  mediante la cual McKennitt se dio cuenta de que la cultura celta era un vasto universo que se extendía a otros muchos países como Irlanda, Italia, Hungría, Asia menor y España, especialmente en Galicia. Esta tierra española dominada igualmente por el manto de la naturaleza, se convirtió en la inspiración de uno de sus álbumes más conocidos “The Mask and Mirror” en 1994.

Música Celta de Loreena McKennitt

Estos y otros muchos trabajos musicales, donde destacamos referencias a elementos de la Madre Tierra  como los bosques, fenómenos atmosféricos como la noche o las estaciones, quedan presentes en los títulos y letras de sus canciones acompañadas del suave y melódico sonido del piano o el delicado declinar de las cuerdas del arpa.

Fuente Imagen 1 tanakamusic

Fuente Imagen 2  lyricsbird

Resto Imágenes Facebook Loreena McKennitt y website Quinlan Road.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print