Nueva amenaza para el Guirre Canario

La nueva normativa que obliga a retirar los cadávares de las cabras de los campos canarios ha supuesto, según acaban de confirmar los expertos, un nueva amenaza para el guirre majorero, ave carroñera que desde los noventa se encuentra en peligro de extinción.

Estas nuevas medidas legislativas han llevado a un grupo de investigadores de la Estación Biológica de Doñana y encargados de estudiar desde hace algunos años este ave en la isla de Fuerteventura, a concluir que pueden ser un peligro para la superviviencia del guirre canario, algo que ya ocurrió hace 30 años en Gran Canaria y Tenerife.

A partir de entonces fue cuando el Ministro de Medio Ambiente, el Cabildo de Fuerteventura y el Gobierno canario optan por proteger y conservar esta subespecie del alimoche mediante la puesta en marcha de una serie de campañas de concienciación que llegarían a su punto culminante con el proyecto Life entre 2004 y 2008.

Este equipo de investigadores se está encargando en estos momentos de colocar en diferentes rincones de la isla de Fuerteventura aparatos de radio con GPS incorporados para saber en todo momento dónde se encuentra el guirre canario y saber cuál es su estado. Especialmente alarmantes fueron los datos de la primera mitad del año 2012, cuando la población de guirres se redujo a la mitad con respecto a esas mismas fechas el año anterior.

José Antonio Doñázar, miembro del equipo de Doñana,  cree que la nueva normativa que prohíbe la presencia de cabras sin vida en los campos canarios es «insostenible» desde el punto de vista ecológico, ya que estos cadávares podrían ser eliminados de forma natural por el guirre en lugar de ser arrojados a grandes vertedores con un impacto medioambiental especialmente negativo.

A pesar de ello, muchas de las últimas campañas a favor del guirre majorero han logrado, por ejemplo, solucionar el problema de los tendidos eléctricos en los que muchos de estos animales quedaban atrapados o las muertes por envenenamiento. No obstante, todavía se ha de luchar por evitar que los cazadores dejen cadávares de animales con restos de plomo y que pueden ir a parar en boca del guirre.

La vida de este animal está en nuestras manos.

Fuente Imagen Wikimedia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.