Google+

Paisajes en la Obra de Martín Rico

La Madre Naturaleza se convierte en el objeto de adoración y núcleo de las principales obras del artista madrileño  Martín Rico, quien fascinó a la sociedad del siglo XIX con sus pinturas, que el Museo del Prado recupera en una colosal exposición, acompañada de una serie de actividades complementarias sobre el artista y que podrás ver hasta el próximo 10 de febrero de 2013.

La Sierra de Guadarrama, El Escorial, Covadonga, Segovia, Ávila, alrededores de Madrid y Azañón (La Alcarria) son algunos de los rincones naturales convertidos en los auténticos protagonistas de la prolífica obra de este artista, más conocido por ser uno de los primeros en introducir y dar a conocer el paisaje realista en España.

Las pinturas paisajistas de Martín Rico ejercen una gran influencia y dejaron, si cabe, una huella más profunda fuera de las fronteras de nuestro país, muy probablemnte debido a su alma viajara y carácter más cosmopolita. A lo largo de su vida, su trabajo no solamente se centró en Madrid y sus alrededores, sino que también retrató diversas regiones italianas como Venecia o Roma, así como la ciudad de las luces y del amor: París.

 

Curiosamente, donde ha tenido un mayor reconocimiento ha sido en Estados Unidos, prueba de ello es la presencia de sus obras de arte en muy diferentes museos y colecciones privadas. A lo largo de toda su vida, su estilo pictórico ha ido pasando por muy diversas fases y se ha visto influido por diferentes artistas hasta que finalmente ha terminado por forjar su propia personalidad como pintor del paisaje realista.

Tal es la evolución que ha experimentado su obra que la exposición preparada por el Museo del Prado durante los próximos meses, conocida como “El paisajista Martín Rico” (1803-1908) , se divide en las siguientes etapas:

 

1) Los inicios como paisajista ( 1854-1861): esta primera fase se compone básicamente de acuarelas donde refleja con todo su refinamiento y originalidad los paisajes naturales de El Escorial, Segovia y Ávila. Igualmente, podemos encontrar ejemplares de un cuidado exquisito pintados al óleo donde da cuenta de las bellezas naturales que residen en los alrededores de Madrid y Azañón (La Alcarria). También podremos apreciar una evolución bastante notable del romanticismo a una concepticón más realista, al reflejar con detalle y precisión elementos propios de la naturaleza como rocas, árboles  briznas de hierba.

2) El camino hacia el realismo ( 1862-1870): en esta etapa ya podemos destacar una huella realista incuestionable, que deja ver claramente en sus obras realizadas en Suiza y París, donde retrato algunos de los detalles dispuestos a orillas del Sena.

 

3) Vistas Españolas ( 1870-1893): la luz y el color, ahora más que nunca, toman la palabra en las obras de esta tercera etapa , en la cual Martín Rico nos deleita con sus paisajes pictóricos de la Alhambra, Sevilla, Madrid o Toledo.

4) Vistas francesas e italianas ( 1872-1886): en este momento, cuando se podría decir que el pintor ya ha alcanzado su madurez artística, nos convierte en testigos de las maravillas que recoge con maestría retenidas en regiones como Cloyes, Chartres o Verona, donde prestará especial atención a los cursos del agua, uno de los detalles más llamativos de su obra.

 

5) Vistas venecianas ( 1873-1908): Venecia es el lugar que le vio partir de este mundo, pues en este lugar el artista falleció finalmente en 1908. Posiblemente nos encontremos ante una de las etapas más importantes en la vida de Martín Rico, porque es de la que surgen las obras más destacadas e importantes y que,  en este caso, retratan los diferentes rincones de Venecia, con un refinamiento y admiración hacia este rincón del planeta realmente exquisitos.

Además de esta exposición, el Museo ha programado conferencias, charlas didácticas que profundizan en la figura del artista y visitas pensadas para que los más jóvenes se adentren en este mundo, donde la naturaleza ha sido sabiamente retratada por Martín Rico, quien dio cuenta en más de una obra su admiración y amor hacia las pequeñas cosas que componen nuestro medio circundante y que convirtió en auténticos tesoros.

 

Igualmente en el auditorio del museo, los días 4 y 5 de febrero se realizará un curso monográfico para profundizar aún más en la obra de este paisajista español.

Fuente Imágenes Museo del Prado

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print