Google+

Parany en Valencia, vuelve la caza masiva de aves

Parany en Valencia

A pesar de su prohibición por el Tribunal Constitucional y de Justicia de las Comunidades Europeas, la Comunidad Valenciana mantiene hasta un total de 28 paranys activos, es decir, lugares de caza de aves estratégicos que se sirven de pegamento y otros reclamos eléctricos para su captura, lo que reabre la polémica con respecto a la actitud y responsabilidad que adoptamos frente a nuestro medio ambiente.

¿Qué es un Parany?

También conocido con el nombre de barraca, el parany no es más que un método de caza de aves llevado a cabo en los últimos siglos por la Comunidad Valenciana, Aragón y Cataluña. Los paranys se presentan como enclaves estratégicos formados por uno o más árboles dentro del mismo terreno que han sido manipulados artificialmente por el hombre mediante la poda para introducir en su interior varetas impregnadas de pegamento, el cual desprende un aroma tóxico y contaminante.

Además, en esta clase de árboles se incorporan aparatos eléctricos con sonidos para llamar la atención de las aves. De tal forma que cuando estos animales aéreos se introducen dentro del árbol quedan atrapados por la densa masa del pegamento, perdiendo la capacidad de vuelo, dado que su plumaje se adhiere a esta sustancia pegajosa.

no al parany aves

Al perder su capacidad de volar caen al suelo, indefensos, y son atrapados fácilmente por los cazadores, quienes proceden a acabar con su vida. La meta principal de los paranys es capturar diferentes especies de zorzales como, por ejemplo, el zorzal alirrojo, charlo o comú, aunque en la mayoría de los casos, según confirman varias organizaciones ecologistas, son otro tipo de aves en peligro de extinción y cuya caza no está permitida,  las que caen en sus redes. Varios cientos de miles de pequeñas aves insectívoras y entre medio y un millón de zorzales son capturados al año, según datos aportados por la organización ecologista SEO/BirdLife.

El Gobierno valenciano consigue el regreso del Parany

Aunque, como se especificaba en líneas anteriores, este método de caza ha sido prohibido por normativa europea y catalogado oficialmente de delito, el Gobierno valenciano ha logrado poner en marcha nuevos paranys alegando que su finalidad es meramente objeto de investigación científica. Con este astuto sistema de camuflaje y alegando que dichos paranys se convertirán en puntos dedicados única y exclusivamente al estudio de la migración de las aves, la Asociación de Paranyers (Apaval) y el gobierno valenciano han logrado la aprobación de una resolución por parte de la Consejería de Medio Ambiente, por medio de la cual se autoriza la puesta en marcha de 33 paranys en la Comunidad Valenciana.

parany aves

Dicha resolución, firmada este mismo mes, permite el uso de pegamento y reclamos eléctricos con fines científicos y para su exclusivo estudio migratorio del zorzal y otras especies protegidas como el petirrojo, la curruca y pico gordo. La propia Avapal confirma que estos nuevos paranys, mediante la recogida de datos de las aves atrapadas, son selectivos y no destructivos.

SEO/BirdLife y otras organizaciones ecologistas contra el Parany

No piensan lo mismo las muy diversas organizaciones ecolgistas que se han levantado contra esta aprobación como son Acción Ecologista-Agró, el Grupo para el Estudio y Conservación de los Espacios Naturales (Gecen) y la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife). Todos ellos ya han presentado un recurso contra esta acción.

no al parany

Recientemente, la Sociedad Española de Ornitología SEO/BirdLife denunció ante el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil y ante la Fiscalía de Medio Ambiente la existencia de 28 paranys en la provincia de Catellón, alegando que su “actividad es ilegal”.

¿Y a vosotros?, ¿qué os parece el regreso de esta práctica en la Comunidad Valenciana?

Fuente Imágenes Facebook SEO/BirdLife.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print