Google+

¿Qué es la Carabela portuguesa?

Con unos rasgos muy similares a los de una medusa y con un veneno que puede causar un intenso dolor en el ser humano y, en casos excepcionales, la muerte, la llamada carabela portuguesa se convierte en el protagonista de nuestro artículo de hoy, ¿has oído hablar de ella?

carabela portuguesa

Physalia physalis en su acepción más científica es una agrupación coodirnada de hidrozoos que navegan por la superficie del mar abierto formando un auténtico equipo y conformando la apariencia de una medusa.

Tripulantes de la carabela portuguesa

Este organismo colonial, también conocido como botella azul, agua mala o fragata portuguesa, se divide en varios tipos de especies que funcionan como un solo ejemplar para sobrevivir en sus viajes marinos. Los tripulantes de la carabela portuguesa son los siguientes:

-Gonozoides encargados de las sesiones reproductivas.

Dactilozoides, cuya misión es detectar cualquier presa cercana y activar las defensas en caso de que su barco y tripulantes se vean amenazados.

Nuematóforo es la vela que empuja este navío.

Gastrozoides se encargan de procesar la digestión.

Cómo es la carabela portuguesa

En las próximas líneas os contamos cómo es la carabela portuguesa:

Toda la familia unida en esta peculiar embarcación viaja atravesando las aguas de los océanos, para lo cual aprovechan las corrientes de aire que favorecen su movimiento, al mismo tiempo que esconden bajo el mar todo un cúmulo de tentáculos que guarda como arma para atrapar o atacar a sus presas cuando estén más desprevenidas.

carabela portuguesa

Estos tentáculos mortíferos donde habitan los organismos antes mencionados encargados de la defensa y ataque de este ejemplar (los dactilozoides) fabrican un veneno urticante con el que consiguen paralizar a sus víctimas. Estas cápsulas urticantes que la carabela portuguesa cuenta como arsenal secreto en sus tentáculos es lo que se conoce como cnidocitos, los cuales ante un estímulo determinado, proyectan un filamento en espiral, ya sean espinas venenosas, púas o tentáculos, que se enrolla alrededor de su presa.

El contacto del ser humano con este veneno puede generar un dolor intenso y resultar especialmente tóxico para nuestro organismo. Únicamente, en casos puntuales se ha hablado de víctimas mortales.

Esta falsa medusa se alimenta de organismos acuáticos de muy reducido tamaño como son determinados peces y placton. A su vez, la carabela portuguesa, aunque nos pueda parecer lo contrario, se convierte en un auténtica delicia para animales como la tortuga boba, cuya piel es dura como una armadura (de forma que el veneno no le llegua a afectar) el pulpo manta (inmune a su veneno) o el pez luna.

¿Y vosotros?, ¿habíais oído hablar de la carabela portuguesa?

Imagen 1 Biusch

Imagen 2 El Comercio

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print