¿Qué misterios oculta la lluvia?

¿Has visto alguna vez caer desde la superficie del cielo gotas de sangre que empañan el suelo con su tonalidad rojiza?, las lluvias han sorprendido a más de uno por sus extrañas tonalidades, así como por los objetos que desprenden, considerados por muchos como señal de un mal presagio.

¿Quieres conocer un poco más sobre los misterios de las lluvias?

Un fenómeno natural y atmosférico como las precipitaciones ha estado en más de una ocasión en el centro de los misterios y enigmas que asolan nuestro planeta. El escritor clásico Homero ya se refirió en su obra literaria «La Ilíada» a un fenómeno de la naturaleza tan llamativo y atrayente como la lluvia roja o, más conocida popularmente como «lluvia de sangre».

Hace miles de años se pensaba que este fenómeno era una advertencia de los dioses, quienes cargados de furia desatarían sobre la humanidad una terrible maldición que asolarían los campo de cultivo, su único medio de supervivencia, y acabaría con la vida de sus seres queridos en venganza por no obedecer sus designios divinos.

No obstante, los científicos hallaron una explicación en pleno continente africano a este fenómeno tan llamativo y enigmático acontecimiento  que durante tanto tiempo llenó de temor el corazón de los mortales. La concentración ilimitada de partículas de arena en el cielo,  procedentes del desierto del Sahara. Como consecuencia de las fuertes tormentas que levantan todos estos granos, las lluvias adoptan esta tonalidad rojiza tan característica y temida.

Esas manchas de color rojo sangre se volverán más llamativas o destacadas cuando se sequen sobre la superficie del suelo, conformando una capa de polvo de esa tonalidad.

No obstante, no es el único misterio que ha envuelto a las lluvias. Recientemente, una pareja de ancianos británica fue testigo, cerca de su vivienda en Leicester (Inglaterra),  de la caída,  aparentemente inexplicable,  de bolitas amarillas desde el cielo, entremezcladas con las gotas de lluvia. Estas extrañas bolitas desaparecían sin dejar rastro en unos minutos.

Una de las testigos, la señora Scott observó, sorprendida, como «unas bolitas amarillas muy raras, golpeando contra el coche, la puerta del garaje y, también, sobre mi cabeza». No obstante, meteorólogos como Lisa Jardine-Wright, encontraron, como sucede con el caso de la lluvia de sangre, una explicación científica a este fenómeno natural.

Según su versión, torbellinos de aire pueden absorber pequeños objetos y devolvernos a la superficie con la llegada de nuevas tormentas y precipitaciones , aunque determinó no estar segura al cien por cien de tal explicación. Igualmente en enero de 2012, la localidad británica de Bournemouth en el condado de Dorset se vio asolada por un granizo de bolitas azules, sin una explicación al respecto.

¿Y vosotros?, ¿qué pensáis?

Fuente Imágenes 1 y 3 Stock Xchng.

Fuente Imagen 2 Terra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.