¿Qué necesito para practicar Bungee Jumping?

¿Eres de las personas a las que les gustan las emociones fuertes y vivir experiencias sin límite para sentir toda la adrelina en tu cuerpo?, muy probablemente el bungee jumping sea el deporte extremo que estás buscando y que al mismo tiempo te conectará con la naturaleza circundante, ¿quieres conocerlo y saber qué equipo es el más adecuado para practicarlo?, entonces sigue leyendo.

El bungee jumping es un deporte de aventura consistente en saltar al vacío, desde una altura considerable, ya sea un puente o una montaña, sirviéndose de una cuerda elástica que irá fuertemente sujeta a los tobillos o cuerpo del deportista. A diferencia del puenting, al tratarse de una cuerda elástica, cuando efectúes tu salto y hasta que se desvanezca la energía inicial de tu caída, irás realizando movimientos ascendentes y descendentes, lo que prolonga, si cabe, aún más la experiencia.

Esta actividad física puede provocar en tu interior una mezcla de sentimientos que irán desde el temor inicial, la atracción y curiosidad por descubrir lo que se siente o la adrelina que invade todo tu cuerpo y que suelen provocar situaciones límites como la que nos propone el bungee jumping. Cada vez son más las personas que se suman a este tipo de actividades físicas, donde la aventura, el riesgo y la emoción están más que aseguradas.

Para practicar el bungee jumping precisas de una serie de materiales que servirán para reforzar tu seguridad:

 

-Una cuerda elástica de calidad que sea lo suficientemente flexible,  pueda  soportar un peso considerable y no se deteriore a la primera de cambio.

-Un arnés muy similar al del paracaidísmo.

-Una serie de fijaciones que nos ayuden a controlar la cáida y poner frenos al veloz descenso.

– También pueden resultarnos interesantes unos guantes y un casco para aportar mayor seguridad.

A la hora de emprender este deporte, que normalmente suele contar con la participación de tres personas (el deportista que se lanza al vacío, el que lo sujeta y otra persona abajo del todo) , es necesario acudir a rincones o plataformas de una altura considerable. La montaña es uno de los lugares que más directamente nos conectará con los orígenes de este deporte.

Por ejemplo, en Madrid, uno de los lugares más apropiados para practicar este deporte es el Puente del Río Cofio situado en el territorio de Santa María de La Alameda,   a unos 70 kilómetros de la capital y donde se concentran muy diversas empresas que pueden enseñarte a desenvolverte en este deporte. Igualmente,  en Lloret de Mar en Girona o el Valle de Lecrin en Granada  son algunos de los escenarios más adecuados para practicar esta actividad.

¿Y tú?, ¿lo has practicado alguna vez?, ¿qué se siente?, ¿cómo fue la experiencia?

Fuente Imáganes Wikimedia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.