La Radiactividad de Fukushima llega a Tenerife

La isla canaria de Tenerife se ha visto recientemente afectada por la nube de radiactividad desatada por el accidente nuclear acontecido en Fukushima en marzo de 2011, aunque se advierte que no ha supuesto ningún riesgo para la salud de sus habitantes.

 

El director del Laboratorio Ambiental de Canarias, José Hernández Armas,  junto con Emilio Cuevas, de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha llevado a cabo un trabajo de investigación sobre la cantidad de radiactividad que llegaba a las islas Canarias, a unos 300 y 2.400 metros de altitud sobre el nivel del mar, desde que el tsunami asolara las costas de Fukushima y desatara la explosión de las centrales nucleares.

Desde entonces,  ambos investigadores se han mantenido alerta ante cualquier imprevisto o pequeña señal de radiactividad que amenazara la atmósfera del archipiélago canario. Para analizar con precisión cualquier posible amenaza de estas características colocaron bombas de succión de aire,  para detectar cualquier cambio en la atmósfera,  en el laboratorio de la Universidad de Medicina, a unos 300 metros de altitud, y en el Centro de Investigación Atmosférica en Izaña, El Teide, a unos 2.400 metros de altitud.

Desde el accidente en Fukushima los valores detectados de yodo y cesio radioactivos en el aire aumentaron con respecto a los valores normales, lo que dio la voz de alarma para actuar con presteza. No obstante, Hernández confirma que, a pesar de este incremento, no existe peligro alguno para la salud.

La nube de radiactividad llegó en primer lugar a las costas de Estados Unidos y,  una vez atravesó todo el Alántico,  alcanzó parte de Europa continental y Canarias.

¿Y vosotros?, ¿qué pensáis al respecto?

Fuente Imágenes Stock Xchng.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.