Remedios naturales para problemas de sueño en bebés

Los bebés, al igual que los adultos, sufren problemas de sueño debido a muy diversas causas, lo que terminará afectando a su propia salud y bienestar. Afortundamente, en la naturaleza podemos encontrar los remedios que necesitamos para tratar esas dificultades a la hora de dormir a los lactantes, ¿este último es el caso de tus hijos?, entonces sigue leyendo.

remedios problemas de sueño

Cada niño presenta una necesidades de descanso completamente diferentes a las de los demás, pero lo que sí es cierto es que un porcentaje considerable de los mismos presenta problemas para conciliar el sueño en algún momento de sus primeros meses/años de vida.

La irritación de la piel por el pañal, los molestos cólicos o acumulación de gases tan frecuentes en los lactantes, el mero insomnio, algún tipo de enfermedad, demasiada sensación de frío o calor corporal o la salida de los primeros dientes se convierten en algunas de las causas que podrían explicar sus problemas para descansar. A todo esto, podemos añadir, especialmente en el caso de los niños más mayores, los llamados terrores nocturnos o preocupaciones en la escuela que les lleva a despertarse en mitad de la noche y llorar.

Cómo tratar los problemas del sueño en bebés

La naturaleza puede aportarnos la ayuda que necesitamos en estos casos en forma de muy diversos remedios, procedentes de diferentes campos, los cuales os exponemos en las siguientes líneas para saber cómo tratar los problemas del sueño en bebés:

-La infusión de manzanilla, desde el ámbito de la fitoterapia más tradicional, puede ser de utilidad para calmar al niño que llora de forma constante (en estos casos se recomienda tomar una hora antes de dormir o después de despertarse de forma repentina). También puedes verter este tipo de infusiones o las de lavanda, lúpulo o tila en una bañera con agua templada (este baño le relajará).

problemas de sueño bebés manzanilla

-A los niños angustiados se les puede ofrecer un poco de miel con tintura de hierba gatera, la agripalma o, incluso, la planta conocida como verbena, un sedante natural, muy suave, que puede ser de gran ayuda para que los niños duerman.

-Las flores también pueden ser nuestras aliadas en estas situaciones. Así, por ejemplo, el conocido como heliantemo sirve para combatir los terrores nocturnos, el rescate para los niños afligidos o extremadamente nerviosos, castaño blanco para los casos de niños hiperactivos o unas gotas de aceite esencial de Mímulo para calmar a los niños que tienen miedo a la oscuridad.

-En el caso de la aromaterapia, también podemos optar unas gotas de aceite esencial de lavanda o de manzanilla en un vaporizador para esparcir como ambientador en su habitación. También podemos humedecer un pañuelo con aceite de lavanda para colocarlo cerca de la cuna o la cama o, incluso, aplicar un masaje a base de aceite de lavanda o manzanilla mezclado en un aceite portador para aliviar cualquier tensión. Igualmente podemos verter en una bañera gotas de aceite de manzanilla, rosa, geranio o lavanda.

-La tradición más popular nos recomienda utilizar levadura de cerveza con un poco de miel y leche caliente para crear una bebida calmante en el caso de los niños, a partir de los cuatro años, no puedan dormir.

problemas de sueño lavanda

-En cuanto a la alimentación, se recomienda evitar productos como el pepino o el plátano porque pueden producir cólicos o problemas digestivos. Igualmente, podemos optar por tomar un vaso templado de leche de cabra que ayudará a dormir sin provocar alteraciones digestivas.

-En la homoepatía, finalmente, podemos recurrir a la nux vomica para casos de irritabilidad o la chamomilla para tratar los problemas de sueño por el dolor de la dentición.

Imágenes Terra y Taringa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.