Google+

¿Sabemos lo que comemos?

¿Alimentos biológicos, orgánicos, naturales o ecológicos?, ¿los metemos todos en el mismo saco?, ¿somos realmente conscientes de lo que comemos?, muchos abusan de los productos precocinados, ricos en grasas, y otros, en un intento por tender hacia una alimentación más sana, confunden los términos antes expuestos, ¿tenemos un control sobre nuestra dieta diaria?

alimentos dieta

La alimentación es uno de los pilares fundamentales sobre los que se apoya nuestra salud, de forma que si no cuidamos este hábito en nuestra vida y le prestamos la atención que se merece, apreciaremos las consecuencias a nivel de nuestro propio bienestar físico y mental. Sin embargo, pese a esta gran verdad, lo cierto es que, quizás sometidos al ritmo vertiginoso de cada día, la falta de tiempo para meternos en la cocina y apostar por una comida más sana o el precio de los productos, el consumo de comida rápida, precocinada o alimentos ricos en grasas (más baratos) ha conducido a que en España más de la mitad de la población sufra obesidad, una de las principales causas de enfermedad en el siglo XXI.

No obstante, las calorías en forma de grasas o azúcares en este tipo de alimentos no son el único problema. Otra de las grandes complicaciones que contribuyen al deterioro de nuestra salud es la contaminación a la que se ven sometidos alimentos aparentemente saludables como las frutas, verduras y hortalizas en forma de fertilizantes o pesticidas, ¿nuestra comida está segura?, ¿qué tipo de nutrientes estamos aportando a nuestro organismo?, ¿nuestro cuerpo está siendo envenenado por toxinas innecesarias sin que nosotros seamos conscientes de ello?

Tipos de Alimentos

Bien es cierto que en los últimos años se apuesta cada vez más por una alimentación libre de estas sustancias dañinas para el ser humano, pero la falta o, por el contrario, excesiva cantidad de información, hacen que la población en general no tenga muy claro a qué nos estamos enfrentando, confundiendo términos como ecológico, orgánico, natural o biológico, entremezclando todos estos productos que podemos encontrar en determinadas secciones de nuestros puntos de venta habituales.

Tipos de Alimentos

Existen diferencias sustanciales entre unos y otros a tener en cuenta si queremos actuar de filtro y que, cuando realmente queramos apostar por una comida saludable para nuestro organismo, no fallemos en el intento.

Alimentos orgánicos

Así, por ejemplo, cuando hablamos tanto de alimentos orgánicos como biológicos, nos estamos refiriendo a aquellos que en ninguna de las fases de su complejo proceso de producción hasta llegar al mercado donde los compramos han sido rociados por químicos en forma de fertilizantes, insecticidas, aditivos, pesticidas, hidrocarburos, herbicidas y otros muchos derivados. Igualmente, los suelos o superficies terrestres donde han sido cultivados estos productos tampoco hayan sido sometidos a las malas influencias de estos productos. En el envase de este tipo de productos debemos encontrar incorporado el sello que garantice el hecho de que desde su elaboración hasta su envasado el producto no ha sido sometido a este tipo de químicos.

Alimentos ecológicos

Los que se hacen llamar alimentos ecológicos hacen alusión a los elaborados siguiendo las normas de calidad y que a lo largo de su proceso productivo no generan un impacto negativo sobre el medio ambiente. Por ello se hacen uso en su proceso de producción de recursos naturales renovables y son fácilmente biodegradables. Pero, a diferencia de los orgánicos, no hay garantía de que no se hayan utilizado químicos en su fabricación.

¿Sabemos lo que comemos?

Alimentos naturales

Finalmente tenemos el término natural, que ha generado una confusión realmente importante entre la sociedad y cuya calidad se ha visto en entredicho, dado que ocultaban cierta información sobre su proceso de producción. Evidentemente nos referimos a productos elaborados en la propia naturaleza, pero ello no garantiza que estén libres de contaminantes. Así, por ejemplo, es posible que la leche que adquirimos en el mercado sea calificada de natural, pero que la vaca de la que se haya extraído no se haya alimentado de manera biológica.

Hoy en día, nuestra alimentación está sometida a los efectos de la contaminación, al igual que el aire, el agua y muchos de los ámbitos que nos rodean y dado que muchos de ellos no cambian su aspecto, no los podemos distinguir a simple vista. En próximos artículos hablaremos de cómo identificar estos alimentos.

¿Y vosotros?, ¿os alimentáis correctamente?, ¿apostáis por la alimentación biológica o ecológica?

Imágenes Terra

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print