Se descubre una planta desaparecida hace dos siglos

El Parque Natural de Pego-Oliva, en Valencia, ha sido testigo del florecimiento de una planta desaparecida hace aproximadamente dos siglos. La denominada Parentucellia Viscosa o Algarabía pegajosa ha sido hallada exactamente en el mismo enclave donde hace la friolera de 200 años fue encontrada por el botánico Antonio José de Cavanilles.

Desde  1792 los rastros de esta planta semiparásita,  que crece en pastizales y extensiones de terreno abandonadas,  habían desaparecido por completo hasta que un grupo de técnicos de la Cosenjería de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente se han reencontrado con esta especie vegetal,  supuestamente extinta,  en el parque natural valenciano mencionado con anterioridad.

 

Los miembros que componen esta Consejería valenciana,  dedicada al cuidado y supervisión del ecosistema,  han determinado la existencia de un total de 3.000 ejemplares de la algarabía pegajosa, una especie vegetal que a pesar de nutrirse de todos los minerales y elementos que conforman la superficie del terreno, lo cierto es que precisa colonizar otras plantas que se encuentren alrededor por medio de sus raíces.

En el mismo punto donde fueron encontrados estos 3.000 ejemplares de algarabía pegajosa, los miembros de la Consejería también se toparon en su camino con otra planta nunca vista hasta el momento, ya que se trata de un tipo poco conocido de orquídea. En cualquier caso, a partir de este reciente descubrimiento se llevarán a cabo una serie de estudios y análisis para determinar algunas de las muchas caractrísticas de la algarabía pegajosa como, por ejemplo, sus requerimientos de cultivo y germinación fundamentales.

Además del parque natural de Pego-Olivo, otra de las zonas donde se desarrolla esta planta son, dentro del territorio valenciano, en el centro-sur de Castellón o la población de Xàbia.

Esta planta se encuentra determinada oficialmente como especie protegida no catalogada. La naturaleza, sin duda, no deja de sorprendernos y donde antes había muerte, ha vuelto a brotar la vida, una vida que se pensaba ya extinta y  que, por alguna misteriosa razón,  ha vuelto a nacer 200 años después en el mismo lugar donde desplegó sus primeras hojas.

Fuente Imagen El Mundo

Fuente Información El País

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.