Google+

SQM, la enfermedad ambiental invisible

¿Además del entorno natural, nuestra propia salud también puede verse afectada por los millones de sustancias tóxicas y químicas predominantes en nuestro ambiente?, el Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple o SQM es una afección, cada vez más común en la sociedad, derivado en buena medida del daño ocasionado al medio ambiente y manipulación a nivel químico de todo cuanto nos rodea.

sqm

Síntomas de la SQM

Problemas a nivel gastrointestinal, respiratorio, trastornos cognitivos como dificultades para concentrarte o falta de memoria, cansancio extremo, dolor de cabeza, insomnio, hipertensión o hipotensión arterial, afecciones dermatológicas o dolor muscular y articular son algunos de los síntomas que corrsponderían a la enfermedad del siglo XXI conocida como Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple.

Este compendio de síntomas recurentes se completan con sensibilidad e intolerancia, según grados, a determinados factores externos que forman parte de nuestra vida diaria como son la alimentación, los campos electromagnéticos derivados de las nuevas tecnologías, las luces brillantes, la exposición a temperaturas muy elevadas o a ciertas medicaciones.

Investigaciones recientes confirman que la SQM es una enfermedad ambiental cada vez más común, pues el 3, 5% de la población en Estados Unidos padece esta enfermedad ambiental a un nivel especialmente grave, pero si nos vamos a niveles má moderados nos podemos encontrar con cifras situadas en torno al 12%, tal y como recoge el doctor Martin Pall en su obra “Multiple Chemical Sensitivity: Toxicological Questions and Mechanisms”.

Causas de la SQM

La exposición a determinados productos químicos y artificiales, creados y manipulados por el ser humano, se convierten en la principal causa de esta enfermedad ambiental, todavía no reconocida por la OMS ni por otras muchas organizaciones de prestigio como la Sociedad Internacional Reguladora de Toxicología y Farmacología.

sqm pesticidas

Los productos químicos causantes de esta enfermedad son los pesticidas, disolventes, sulfuro de hidrógeno, mercurio y monóxido de carbono. Estudios genéticos desarrollados desde Alemania, Canadá y Estados Unidos así lo confirman. A nivel más técnico, se podría decir que el mecanismo en el que se apoya la SQM y que demuestra que no nos encontramos ante una enfermedad psciológica o producida por la mente como se pensaba y argumentaba durante más de 20 años, es el ciclo bioquímico conocido como NO/ONOO, el cual se relaciona con otros mecanismos implicados en el proceso de la SQM como son la sensibilización neuronal y la inflamación neurogénica, entre otras.

Todos estos mecanismos actúan a un nivel local en diversos tejidos del cuerpo, provocando una gran sensbilidad en determinadas zonas del cerebro y otros tejidos como pulmones, determinadas zonas de la piel, el tracto respiratorio superior o el tracto gastrointestinal.

Hay una serie de elementos o puntos clave en los que todos los investigadores coinciden a la hora de hablar de SQM: nos referimnos a una afección crónica, los síntomas afloran con tan solo una pequeña exposición a tóxicos, se ven afectados varios órganos del cuerpo, los síntomas se reproducen con una exposición quimica repetida y, muy relevante, que dichos síntomas de la SQM parecen desaparacer cuando esas sustancias químicas a las que estamos expuestos son eliminadas de nuestro entorno.

sqm tóxicos

¿Se puede tratar la SQM?

Pero, ¿realmente existe un tratamiento para el Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple?, hay un tratamiento básico que nos ayudará a aliviar estos síntomas y mejorar la calidad de vida del paciente, que no a sanar, al menos de momento. Es lo que se conoce como “Control Ambiental” y que especifican los profesionales de la salud Lídia Monterde en colaboración con el Dr. Pablo Arnold.

El CA o Control Ambiental busca evitar lo máximo posible la exposición a las sustancias tóxicas de cualquier tipo y químicos en general, especialmente aquellos que el paciente, desde su caso particular, más rechace. Consiste en una labor de quitar y sustituir unos productos por otros, hasta alejar de nuestra vida aquellos que activan nuestra sensibilidad y síntomas asociados a la SQM.

Aunque no seamos conscientes de ello, con este tratamiento ayudaremos no solo al paciente de SQM, sino también a los familiares que hay a su alrededor, porque ellos también están expuestos a la contaminacion ambiental. Para aplicar el Control Ambiental, hemos de tener un cuidado especial con los siguientes ámbitos de nuestra vida:

-Alimentación: se ha de apostar por productos biológicos, que no hayan sido expuestos a insecticidas ni pesticidas y que no contengan aditivos artificiales.

sqm comer

-Muy especialmente, evitar los gases tóxicos procedentes de las calefacciones, los transportes, partículas en suspensión, el tabaco, humo de las chimeneas, inciensos o los ambientes más húmedos. Es conveniente ventilar la casa con frecuencia, emplear purificadores de aire  y mascarillas con filtro de carbón activado, las cuales podrás llevar tanto en casa como en la calle.

-Es conveniente no tomar agua envasada en plástico (a los 10 días de ser envasada se empiezan a generar residuos tóxicos) y apostar por al agua de grifo filtrada o mineral, por bebidas en envases de vidrio no reciclado y evitar aquellos zumos o refrescos que contengan ingredientes químicos como bromuros o bencenos.

-Alejarnos de determinadas amenazas que podemos encontrar en el ámbito domético como los productos de limpieza tipo detergentes o suavizantes o los ambientadores, por no hablar de determinados productos de higiene como desodorantes, cosméticos o perfumes. Vamos a apostar por el jabón natural o puro, bicarbonato sódico o el vinagre como desinfectante y el agua.

-Otros peligros pueden presentarse en forma de pinturas y barnices , el mobiliario (es mejor apostar por muebles de cristal y de metal), ropa y zapatos con tintes químicos (apostar por ropa ecológica de algodón, lana o seda), determinados productos de papelería como pegamentos, gomas de borrar o rotuladores, plásticos, teflón o exposiciones electromagnéticas procedente de las antenas de teléfonos móviles, digitales inalámbricos, líneas de alta tensión o enlaces WiFi o WiMax.

SQM, limpieza

A partir de ahora, cuando vayamos a comprar, hemos de fijarnos en el etiquetado de los productos y en los compuestos que contienen. Ganaremos en nuestra salud y en la de los nuestros.

Es posible que todo lo comentado con anterioridad pueda parecernos parte de una película de ciencia ficción, pero la realidad es que la contaminación, causada por nostros mismos,  está ahí fuera y es la raíz no solo del mal que aqueja a nuestro planeta, sino también una de las principales amenazas a medio o largo plazo para nuestra salud.

Si seguimos desde nuestra actitud individualista, sin preocuparnos por la salud de nuestra planeta, es muy probable que nuestra salud y la de futuras generaciones se vea mermada. La SQM es solo ejemplo del que cada vez se ven afectadas más personas.

sqm

Recuerda: cuidar de nuestro planeta es cuidar de nosotros mismos. Nuestro bienestar y el de la Madre Tierra están conectados.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Email
Print