Google+

Tag: hongos

Hongos en las plantas: botritis

Tras un tiempo parado volvemos a retomar el tema de los hongos en las plantas. Ya hemos hablado de los más importantes, como son la roya, el mildiu… pero no nos podemos olvidar de uno que nos puede causar numerosos quebraderos de cabeza con nuestras plantas: hoy vamos a hablar del botritis.

botritis 2 Leer más

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Hongos afinadores imitan el sonido de un Stradivarius

¿Sabías que hay seres vivos en nuestra Madre Naturaleza capaces de simular el sonido vibrante y atrayente de un violín Stradivarius del siglo XVIII, considerado por los expertos como uno de los mejores instrumentos musicales del mundo?, los llamados hongos afinadores presentan la destreza necesaria para destilar una envolvente melodía, confundiendo al oído humano con el prodigio de dicho artefacto musical.

hongos imitan stradivarius

Leer más

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Hongos en las plantas: el mildiu

Volvemos a la carga con un nuevo artículo de la serie “hongos en las plantas” y tras mostraros en que consisten hongos tan comunes como la roya o el oídio esta vez le toca el turno al mildiu, que también es muy común al hablar de estas cosas y que pueden conllevar unos resultados nefastos para nuestras plantitas.

El mildiu es una enfermedad que se da sobretodo en las plantas y flores de los huertos y jardines y cuando más posibilidades hay de que aparezca es a finales de la primavera y durante el verano, especialmente en estos meses. ¿Y a qué es debido esto? Pues a que se ven favorecidos cuando se juntan dos factores: el aumento del calor con el verano y la humedad que puede existir con la primavera.

¿Cómo podemos identificar si nuestras plantas tienen este hongo? Es muy sencillo (además se asemeja bastante a lo descrito con la roya). Lo primero que aparecerán en las hojas son unas manchitas de color verde, pero clarito, que irán adquiriendo distinta tonalidad en función de lo avanzada que vaya la enfermedad. Después de ese verde pasará a estar amarillento y luego finalmente marrón.

Cuando llegue al marrón, es síntoma de que se está secando y que no tardará mucho en caerse. Una nota aclarativa es que a veces en en reverso se puede notar como si hubiera una pelusilla blanquecina que también es síntoma de tener este hongo (pero que no siempre tiene porqué pasar).

El tiempo que puede pasar desde que es atacado por la enfermedad hasta que se caen las hojas en algunos casos es incluso inferior a la semana por lo que hay que actuar desde el primer momento en que se observa. Primero, formas para prevenirlo, por ejemplo con fungicidas como en todos los casos, evitando la humedad, no mojándolo cuando ya está infectado…

Más importante aún, hay un elemento muy eficaz al hablar del mildiu que es el cobre. El cobre ayuda tanto a prevenir como a luchar contra la enfermedad y lo podemos usar antes y durante ella. Puede hacerse por ejemplo con oxicloruro de cobre o con cardo bordelés, que también lo tiene. O cualquier otra cosa similar. La cosa es mantener a nuestras plantas a salvo.

Fuente imagen 1: diccionariodelvino.com

Fuente imagen 2: abc.es

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Hongos en las plantas: la roya

Continuamos aportando consejos para tratar de mantener los más sano posible a nuestras plantas y jardines con otro hongo (como el oídio) que es muy fácil de identificar y que pueden llevar a la muerte de los mismos. Es el turno de la roya.

La roya es un hongo que aparece en nuestras plantas y que se puede identificar de la siguiente manera: si aparecen pequeños bultitos o pústulas de color rojizo o naranja en las hojas, además de que cuando se tiene dicha enfermedad las hojas van cogiendo una tonalidad amarilla, como si fuera otoño y se fueran a caer.

Pues si en algún momento identificamos estos síntomas hay que cortar por lo sano y desprendernos de las partes contagiadas eliminándolas para evitar otros contagios, ya que, al igual que con el oídio, su contagio se basa en el transporte de esporas a través del aire, por lo que es sencillo de que se propague.

Las plantas que pueden sufrir con más frecuencia esta enfermedad son los árboles y los arbustos, además de algunas plantas de interior, verduras, flores como las azaleas, las begonias, los claveles… más que esto, donde más posibilidades hay de que aparezca y se contagien es en los lugares húmedos.

Sabiendo esto ya sabemos uno de los puntos fundamentales para evitar la aparición de este hongo, no mantener el lugar con mucha humedad. Aparte, tenerlos en lugares ventilados, una buena limpieza, mantenerlas alimentadas para que no se debiliten y se facilite así el contagio…

Y si el hongo acaba llegando a nuestros árboles o plantas, hay que cortar las ramas, hojas o tallos contagiados y aplicar el tratamiento adecuado. Todavía no he hablado del uso de fungicidas, que es el método más eficaz para prevenir su aparición o de curarlo una vez enfermo.

Podemos hacer uso del mismo método que usamos con el oídio, o con la oxicarboxina, el elemento que nos soluciona la vida de forma más sencilla. Seguiremos aportando nuevos consejos para que podamos tener unos jardines sanos sin que nos surjan tantas complicaciones a la hora de cuidarlos.

Fuente imagen 1: jardinplantas.com

Fuente imagen 2: ichn.iec.cat

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Hongos en las plantas: el oídio

Comenzamos otra serie nueva de artículos, esta vez relacionado con los hongos que nos podemos encontrar en las plantas (sobretodo enfocado a las plantas de nuestros hogares). Y para abrir la tanda vamos a hablar sobre uno de los hongos más famosos y más molestos: el oídio.

¿Cómo podemos identificar si nuestra planta tiene este hongo? El oídio es muy fácil de identificar, si apreciamos manchas de polvillo blanco en nuestras plantas es que lo tiene, por lo que desde el momento en el que lo detectamos ya tenemos que hacer algo antes de que vaya a más.

Cuando suele aparecer el hongo es durante la primavera y puede prolongarse su duración hasta incluso el otoño, especialmente cuando hay mucha humedad. La forma en la que pueden llegar a las plantas es a través de la diseminación, es decir, el viento transporta las esporas del oídio hasta que lleguen a la planta.

El oídio es muy famoso sobretodo porque aparece mucho en los rosales año tras año, pero no son las únicas plantas que pueden ser afectados por el hongo. Otros ejemplos que nos podemos encontrar son los claveles, begonias, dalias, primaveras… además de a los melocotones, melones, pepinos, ciruelas… en resumen, son altas las probabilidades de que este hongo ataque a nuestros huertos.

Y ahora, lo que hace este hongo. Retuerce las hojas, provocan que no florezcan, pero lo más directo es que lo van matando poco a poco, dependiendo de las condiciones climáticas en que se encuentre, hasta que perezca. Por lo que antes de que nuestra planta muera hay que actuar.

Previamente, para evitar que aparezca el hongo, los lugares soleados son los mejores, donde además haya poca humedad. Y si vemos que una planta ha sido ya afectada por el hongo hay que cortar la parte con oídio para intentar evitar que se propague por el resto de la misma, o por otras plantas.

Y por último, señalar que elemento podemos utilizar para prevenir su aparición. El más famoso que hay es el del azufre. Si no estamos a temperaturas extremas pulverizamos un poco de este elemento sobre la planta y ayudará a evitar el oídio. Hay que hacerlo cada cierto tiempo (cada dos semanas más o menos) y mejor temprano o de noche. Otra alternativa es el uso de fungicidas pero recomiendo el azufre por su eficacia y precio.

Fuente imagen 1: e-jardineria.es

Fuente imagen 2: viarural.com.ar

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS