Tratamiento de Incienso para suavizar la piel

¿Tu piel se reseca y quieres repararla tras los daños sufridos por las quemaduras solares durante el verano?, desde SaberNatura te proponemos un tratamiento natural para el rostro a base de aceite esencial de incienso, ¿quieres saber cómo preparar este cosmético de lujo desde tu propia casa?

La luz del sol puede resultar especialmente perjudicial para nuestra piel en verano bajo las elevadas temperaturas, sobre todo si exponemos nuestro cuerpo al astro luminoso en las horas centrales del día.  Son muchos los casos de manchas, quemaduras y lunares que pueden producir a medio o largo plazo cáncer de piel si no prestamos los cuidados adecuados.

Si ya has regresado de tus vacaciones o simplemente quieres reparar tu piel dañada por el sol y hacer que se vuelva mucho más suave al tacto, no dudes en hacer uso del aceite esencial de incienso.

De hecho,  este ingrediente natural está recomendado para las pieles secas, maduras o aquellas que necesitan una nutrición extra y que, ya sea por el sol o por el viento, precisan de este tipo de tratamientos para aliviar los daños generados sobre la superficie cutánea.

El tratamiento que os exponemos a continuación, basándonos en las recomendaciones de Jennie Harding en su libro «Aromaterapia», es muy agradable, suave y dulce. Además, lo vamos a combinar con algunos elementos florales como el jazmín o la flor de azahar, especialmente beneficiosos para lograr la suavidad de la piel.

Tratamiento Facial de Incienso

-Ingredientes: aceite esencial de incienso, aceite esencial de neroli o flor de Azahar, aceite esencial de jazmín y aceite de yoyoba.

-Preparación: Este tratamiento es una mezcla de todos los aceites esenciales  mencionados con anterioridad que darán a nuestra piel la suavidad que necesita, además de un aroma que hará vibrar nuestros sentidos. Lo importante a tener en cuenta son las cantidades de cada aceite en esta mezcla. Por ello, vamos a aplicar 2 gotas de incienso, 1 gota de neroli, 1 gota de jazmín puro y 4 cucharadas de té  de aceite de yoyoba.

 

Una vez tengamos la mezcla lista con estas cantidades específicas, ni más ni menos, aplicamos 1/2 cucharada de esta preparación de aceites en el rostro con pequeños movimientos circulares, que al mismo tiempo sirvan para relajar. Empezaremos por la frente y luego bajaremos por el resto de la cara.

Por un lado, hemos optado por el aceite de neroli y el incienso porque suaviza y rellena la piel, mientras que el jazmín sirve para tonificarla y el aceite de yoyoba, al absorberse, crea una textura como la seda. Esta preparación, totalmente natural, puede mantenerse en perfecto estado una semana.

¿Y vosotros?, ¿conocéis algún otro tratamiento para suavizar la piel?

Fuente Imagen 1 Manuel M. Ramos

Fuente Imagen 2 Nivea

Fuente Imagen 3 Manuel M. Martos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.