¿Un cráter lunar con hielo en su interior?

Un cráter con hielo en su interior ha sido hallado recientemente por un grupo de científicos estadounidense en una zona muy próxima al polo sur de la Luna. ¿Cómo es posible que nuestro satélite albergue hielo en su interior?, ¿a qué se debe este fenómeno?, si quieres conocer algún dato más acerca de esta curiosa noticia, entonces sigue leyendo.

 

Si hay muchos misterios aún por desvelar en nuestro planeta, en el universo,  que es 10 veces o cientos de veces más grande que la Tierra , no es de extrañar que nos topemos con otras tantas incógnitas. En este último caso se puede afirmar, por parte de un equipo de científicos procedentes del Massachusetts Institute of Technology (MIT), representados por la geofísica María Zuber, la presencia de hielo en uno de los muchos cráteres que hay repartidos en la Luna.

Más concretamente, el llamado cráter Shackleton, ubicado en la zona del polo sur de nuestro satélite es el que guarda celosamente en su interior esa mancha de hielo. Los científicos declararon en la revista «Nature», responsable de difundir esta noticia, que dicho cráter era mucho más «brillante» que cualquier otro de los ubicados en esta lado de la luna. Esto último podía deberse al deslizamiento de una montaña de desechos de la propia luna desde las paredes del cráter o, por otro lado,  la mera presencia de hielo, tal cual lo conocemos hoy en día,  en este mismo suelo lunar, el cual «podría contener, posiblemente, hasta un 20% de agua» calculaba Zuber.

 

Realmente esta zona se convirtió en el centro de las miradas científicas por la sencilla razón de que era uno de los espacios más misteriosos de la luna, ya que no recibía de lleno la luz del sol y sus temperaturas eran muy frías. «A veces pensamos en la Luna como un planeta muerto, sin actividad geológica, pero nuestros hallazgos muestran  que en el polo sur se produjo un transporte de masa causada por el impacto de meteoritos cercanos» aclaraba María Zuber.

Ahora cuando contemplemos la luna desde el alféizar de nuestra ventana la miraremos con otros ojos y pensaremos que más allá de ser un astro inerte  puede estar lleno de vida y  de otras muchos enigmas aún por resolver.

Fuente Imagen 1 El País.

Fuente Imagen 2 El Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.