Un Halloween verde

Esta noche es muy especial porque es la Noche de Brujas, también conocido como Halloween, una festividad donde mucha gente se disfraza para conseguir golosinas, para ir a fiestas… Pero también hay que ver el lado negativo, porque con tanto disfraz se genera una gran cantidad de residuos innecesarios que no ayudan nada al medio ambiente. Así, hay mucha gente que seguro que ha decidido combinar ambas cosas buscando disfraces ecológicos o reutilizando los de años anteriores.

Fuente: piranoias.blogspot.com

Primero entrando en el terreno de los disfraces, buscando por las tiendas de vuestras ciudades podréis encontrar trajes que son ecológicos en el que se utilizan materiales como el algodón que respetan los recursos naturales. Pero siempre mejor que comprar todos los años un disfraz es recomendable buscar dentro de tu propia casa los elementos para su elaboración.

Muchos ejemplos son conocidos, como utilizar alguna sábana que vayas a tirar y ser el típico fantasma de película, utilizar ropa que ya no vayas a usar o de algún miembro de tu familia para destrozarla y poder crear un disfraz a tu gusto (famosos son los disfraces con las blusas de las madres o las batas), en algunos casos la indumentaria de los padres trabajadores son idóneos e incluso la ropa de cuando eras pequeño te pueden dar muchas ideas. El ingenio da mucho juego en esta época del año.

Y ya no tanto en el tema de la ropa, el uso de máscaras también es muy común, un producto que suele estar hecho de plástico por lo que es muy contaminante. Aunque conlleve más trabajo es preferible la opción de pintarse la cara, más barato y respetuoso con el medio ambiente. Con unas pinturas de las típicas que cada uno suele tener en su casa (eludiendo las pinturas tóxicas) se pueden conseguir rostros más impresionantes que con simples máscaras.

Mientras, en el lado de las golosinas, dependiendo de la materia prima para su elaboración puede ser más o menos ecológico, donde la utilización de las sustancias artificiales (como los colorantes y los conservantes) es la clave. En los productos ecológicos son sustituidos por sustancias naturales y en casos como el del chocolate se puede recurrir al que no es tan dulce y delicioso, a favor del que es más natural, más sano y más ecológico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.