Cueva artificial para proteger a los murciélagos de una epidemia

El estado de Tennessee, al sur de los Estados Unidos de América, ha levantado una cueva artificial que sirva como refugio a los centenares de murciélagos que huyen de la amenazante epidemia conocida como «síndrome de la nariz blanca».

 

Desde que se detectaron los primeros efectos de esta epidemia en el año 2006 en Nueva York, un total de siete millones de estos mamíferos voladores han sido víctimas dedicho síndrome mortal, un acontecimiento que supone un duro golpe para la Madre Naturaleza y el ciclo vital del planeta. Tigga Kingston, experta en el estudio de los murciélagos y profesora de Ecología de la Universidad Politécnica de Texas, se hizo eco de la relevancia que tienen los murciélagos para el desarrollo saludable de nuestro medio natural.

Lo cierto es que estos roedores con alas son los encargados de comerse los insectos que atacan ferozmente a los cultivos y hasta se encargan de la polinización de unas 300 plantas. De hecho, la experta confirmaba que la ausencia o muerte en masa de estos animales está provocando los primeros efectos perjudiciales en los cultivos del mango y del aguacate.

 

El «síndrome de la nariz blanca», originario de un hongo conocido como Geomyces Destructans,  se ha extendido a 19 estados de los EEUU, hasta el punto de que ha provocado que siete especies diferentes de murciélagos se vean abocados a la extinción.

El hongo va creciendo en la nariz de sus víctimas en forma de nube blanca y, aunque no es mortal, lo cierto es que el molesto picor que provoca impide a los murciélagos realizar la hibernación y al no encontrar comida en invierno y seguir perdiendo peso, terminan por morir de hambre.

Fuente Imagen Stock Xchng.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.